Archivo de la etiqueta: sueño

Mi cama

Ayer dormí todo el día. No lo suelo hacer. Aunque me acueste bien tarde, en cuanto me despierto salto de la cama, a pesar de seguir teniendo sueño. Tengo la sensación que se me va la vida, que se me escapan momentos a pesar de que despierto tampoco necesariamente los voy a aprovechar, pero prefiero estar haciendo algo que tirado en la cama. Ayer fue diferente. El café, el estrés y las cabalgadas mentales me han llevado a dos semanas de horribles noches. Ayer colapsé. Me levanté a las siete para ver la clasificación de la Fórmula Uno (por cierto un desastre) y mientras me preparaba para ir a montar bicicleta sentí una terrible atracción por mi cama. Me miró con ojos pardos entreabiertos y destellos rubios de un cabello lacio. No me quedó más remedio que tirarme a dormir. Desperté descompuesto del hambre cerca de la una del medio día. Comí y regresé a mi atracción principal. Enamorados, locos de pasión, nos revolcamos hasta las cinco, sin interrupciones, sin recesos, solos los dos. Mi cama y yo.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Durmiendo despierto

Hace un rato que tengo el documento Word abierto pero no me decido a escribir. Sigo trabajando, son cerca de las once de la noche, estoy molido después de correr por segundo día consecutivo. Después nadé un rato. El ritmo ha sido infernal la última semana, tengo que bajarlo. Ya me excedí en los días libres que puedo acumular pero no puedo pedir vacaciones por la cantidad de trabajo que tengo. Debería estar emocionado por mi viaje a Sudáfrica, en cambio el agobio no me deja disfrutar la cuenta atrás.

Voy a colgar las botas por hoy. En menos de cinco minutos estaré tumbado en mi sofá, esperando que termine el partido de Boston vs. Cavaliers. Lo más probable me duerma antes de que termine el partido. En realdad ya sinto que se me cerran lo sojo. Tngo un dolor d pirnas del carjo, mñan empzo la trapia. La cnsh sie,tb sapr soesnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn
nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Permiso para dormir

Ayer desperté a las tres de la madrugada para ver la carrera de Fórmula Uno. Después de dos horas de apasionantes adelantamientos regresé a la cama y por el pasillo sentí una gran ilusión por tener sueño y poder dormir.

Es algo mágico el poder dormir legítimamente. O sea, no dormir a las diez de la mañana, ni a las tres de la tarde, dormir en la noche, cuando lo pide el cuerpo y sin que nadie te juzgue. En mi caso mi mujer, claro. La sensación es de tal satisfacción que hasta siento un hormigueo que me recorre el cuerpo. Al acostarme me estiro como un perro al sol. Froto las piernas y los pies en las sábanas frescas, disfrutando al máximo el placer de poder dormir con permiso.

Dos horas después mi hijo pequeño, luego mi sobrino y diez minutos más tarde mi hijo mayor estropearon todas mis sensaciones.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión, Relato