Archivo de la etiqueta: navidades

Dieta en las fiestas

En tres semanas de “dieta”, y digo “dieta” porque lo único que estoy haciendo es tomar unos batidos en la mañana y la noche, y comiendo sano al medio día, he bajado cuatro libras y siete centímetros de barriga. Muy poco pensaréis, sí, es cierto, y es que no me he portado lo bien que debería, con uno o dos días a la semana donde me excedo un poco. Esta semana quiero intentar comer sano los siete días pero ya sé que Noche vieja cenaré cosas que no debo, por eso, como dice mi roommate Adrián: “hago dieta para comer lo que me dé la gana”. Bueno, él no dice lo que me dé la gana porque es mexicano, y esa expresión es bien española. Esta semana tomaré esa filosofía, hago dieta para el 31 comer lo que quiera.

Es muy jodido hacer dieta en las fiestas. En mi trabajo hay comida todos los días, cuando salgo a comer durante la semana todo el mundo quiere atracarse, en los días de reunión hay tres veces la comida que uno puedo comer. Es algo genético, tradición de años y años de nuestros antepasados que no podemos cambiar solo con fuerza de voluntad. Hay una conexión en lo más profundo de nuestros seres entre comer y beber sin control que va asociado a las celebraciones. No concebimos una boda, una cena entre amigos o una Noche buena sin exceso de comida y bebida. Así estamos programados. Imaginaros una boda que sirviera ensalada de quínoa y un trocito de pollo hervido, y para beber agua. No sería una boda. O una celebración de Navidad sin vino, ni pavo, ni cerdo o cordero, sin queso ni jamón, sin pan.

Nada, disfrutemos los últimos días que nos quedan de poder comer sin remordimiento, o al menos con motivo justificado para ya volver a nuestra tortura la semana que viene.

Deja un comentario

Archivado bajo Cocina, Reflexión

Todo comenzó en Murcia

Recuerdo mis primeros viajes a Molina de Segura, Murcia, desde Palma de Mallorca como una aventura inigualable. Los recuerdo con más fuerza a partir de mis siete años, más en concreto a partir de la navidad de 1983. Siempre en las vacaciones de fin de año. Salíamos del colegio unos días antes del receso navideño para aprovechar bien el viaje. La aventura comenzaba ya desde Palma atrapado en el coche de mis padres en la cola del puerto esperando para embarcarnos en el eterno viaje del ferry hasta Valencia. El barco salía a las 12 de la noche, los nervios de la travesía, el comienzo de las vacaciones y la familia que esperaba, todo se mezclaba con el olor a gasoil, el agua salada y el ruido de los camiones embarcando por la gigante puerta trasera del barco.
Sigue leyendo

4 comentarios

Archivado bajo Relato, Viaje