Archivo de la etiqueta: mundial

Recuerdos del Mundial

Gracias a mi amigo Jorge Ottati por las fotos y los videos. Todavía me emociono recordando este momento.

3 comentarios

Archivado bajo Deporte, Relato

De visita al Zoo

Ayer fuimos a un Safa… bueno, a un zoológico. No estuvo mal, sobre todo poder acariciar leones cachorros y jugar con ellos. Son gatitos pero con más mala leche. Luego dimos una vuelta por la reserva donde tienen leones encerrados en unas explanadas y paseas en el jeep a su alrededor mientras te miran con cariño. No son leones salvajes, no saben cazar. Los alimentan con el 20 por ciento de su peso en carne de vaca todos los domingos. Se pasan 20 horas al día durmiendo y pegan al día hasta 15 polvos, de cinco segundos, nada mal.

El safari de hoy sí estuvo de otro mundo. Os dejo las fotos de ayer, luego subo las de hoy.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Viaje

La resaca

Hoy domingo sentí por primera vez la emoción de estar en una semifinal del Mundial. Quizá comparable al título de la Eurocopa, o no tanto, pero lo que sí es cierto y comparable es la sensación de nerviosismo y responsabilidad de haber llegado tan lejos. Por un lado estoy feliz por estar en semifinales, pero a la misma vez no puedo desatar la euforia, por eso mismo, por estar aquí y sentir tan cerca la final. Los nervios por clasificar al último partido son tremendos.

La cabeza la siento extraña. Como ya me pasara en el 2008, siento todo anestesiado, hasta la frente y las orejas. Es una sensación bien curiosa. Tengo escalofríos en todo momento y sobre todo tengo mucho frío.

Ya subo las fotos en un rato.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Viaje

Va por Manolo el del Bombo

Hoy fue un día normal, comido por los nervios. No puedo dejar de imaginar el partido para que se nos dé bien. Que no haya expulsados, que no nos pillen al contraataque, que no rematen en los córners. Mañana tenemos que hacer historia, tenemos que entrar en las semifinales. Mañana va por ti Manolo.

Manolo el del Bombo tuvo que regresar a España por una gripe que lo lleva molestando por los últimos diez días. Así estamos todos, hasta Lionel Messi, pero la gripe pudo con Manolo. Primer partido que se va a peder desde hace más de 30 años. Pobre Manolo, como lloraba ayer al dejar su habitación aquí en Sudáfrica. Ganaremos por ti Manolo, estaremos todos escuchando ese mítico bombo, aunque no suene, todos los sentiremos en el corazón, golpeando en la grada, con los gritos alentando a La Roja.

Te queremos y extrañaremos, por ti mañana España dejará todo en la cancha. Vamos España y Manolo más que nunca.

Video aquí.

1 comentario

Archivado bajo Deporte, Viaje

Me comí el Safari

No fui de Safari, aunque sí me lo comí. Voy el domingo, hoy teníamos que estar a las diez de la mañana allí y como siempre, salimos tarde. Nos fuimos al mercadillo de Bruma, un barrio a las afueras de Johannesburgo. Jirafas, elefantes, collares, banderas, camisetas y por su puesto vuvuzelas, esas que “suenan” en los estadios a pesar de que ya muchos tienen claro que el sonido proviene de la megafonía de los estadios.

Compré de todo, o casi de todo. Horacio lloraba “you are killing me with these prizes. My wife is going to kill me”. Lo cierto es que todo es muy barato. Collares a $3 dólares, también los había a $12. Jirafas a $20 aunque las pienso pagar a $10 el domingo cuando regrese. Los personajes en las tiendas son de circo, cien por ciento carismáticos. El dueño de la primera tienda que entramos nos dijo que nos daría todo al 50%, entre abrazos y reggae sudafricano me rebajó el 30% nada más, pero me regaló una jirafa de la suerte, quiero creer, y un collar con la silueta de África. Yo le decía que a pesar de no lucir africano, yo lo era, así que mejor me diera precio de local. Me lo dio, pero antes le subió un 60% de extranjero.

Nos fuimos a comer a Carnivor. Un rodillo sudafricano donde sirven la carne típica del lugar. Empezamos con un chorizo sabroso, y luego otro seco estilo sudafricano incomible. Nos sirvieron antílope, seguidamente impala. Las dos carnes son muy secas. La del impala muy dura. No pude quitarme de la mente la imagen de sus caritas mirándome con esos ojos negros, grandes. Ya no puede comer cordero, a pesar de que me encanta. La forma de su pata ensartada en esa espada me revolvió el estómago. La cebra la comí casi sin masticarla, también con un sabor fuerte, seco y duro. Probé el cerdo y luego el cocodrilo, que sabe a pollo pero con mucho cartílago, y bien jugoso. En mi plato quedaron trozos de todos esos animales, parecía un safari chamuscado.

No fue la mejor experiencia pero no podía dejarla pasar.

1 comentario

Archivado bajo Relato, Viaje

Lo único que me importa es…

Todos tienen sus historias. Todos cuentan con ilusión y entusiasmo los temas que más les preocupan. Yo los miro, finjo que presto atención, incluso asiento con la cabeza, hasta a veces con un sí vacío, pero muchas veces no tengo ni puta idea de qué me están hablando. La mayoría. Y tampoco me interesa.

Algunos hablan del frío. Otros de lo poco que han visto de Johannesburgo. Muchos hablan de las largas horas de trabajo. La mayoría se queja del hotel, algunos de que no sirven comida en las noches. Por momentos oigo conversaciones de la seguridad, de que nos dejan pasar al IBC sin revisarnos, de que nadie mira el monitor y cuando lo miran ni siquiera entienden los colores de la pantalla. De que la comida tiene muchas calorías, de la distancia con la familia, de que el Internet en el hotel es una mierda. Otro grupo habla de la competencia, de otros canales de televisión. Si tienen más gente en la producción, o un mejor estudio, de qué personajes tienen en pantalla o de si sus programas hablan de fútbol las 24 horas. La audiencia es un tema común. De si somos los mejores o si alguien nos gana en números (que nadie entiende), en televisión, Internet o plataforma móvil. ¿Qué es ser los mejores? ¿Es la audiencia directamente proporcional a la calidad? El caso es que todos hablan de tema, muchos sin entender muy bien lo verdaderamente importante.

A mí me preocupan muchas cosas, pero solo me importa una. Me preocupa el frío, el no haber visto nada de Joburg, las horas de trabajo, el hotel, la comida, la seguridad, mi gordura, la audiencia, nuestro tráfico, el dinero, y muchos otros temas en los cuales me veo involucrado en diversas conversaciones. Sí, me preocupan todos ellos, pero en realidad no me importa ninguno. Mientras mi trabajo salga bien, no me importa estar gordo o si el canal de al lado tiene a Hristo Stoitchkov de invitado. A mí lo que me importa es la Selección español. A mí lo que me importa es el fútbol.

Me importa España y Fernando Torres. Me importa el tobillo de Xabi Alonso, el marcaje a Cristiano Ronaldo. Me importa que David Villa siga marcando y que sequemos a Thiago. Me importa que Gerard Piqué continúe inmenso y que Sergio Ramos se sume al ataque. Que Sergi Busquets sea el amo del mediocampo, con la ayuda de Xavi, que nos comamos a Portugal. Que Andrés Iniesta haya vuelto a ser el mismo, el temible, el fugaz. A mí lo único que me importa es que pasemos a cuartos de final, como sea. Me importa que España siga ganando, con frío o calor, con calorías o sin calorías, con un hotel de mierda o el Monte-Carlo Grand Hotel.

Lo único que me importa es que pasemos de ronda, que ganemos el Mundial.

PS: Cuando me queda algo de tiempo también me importa Lari y mis hijos. La distancia, sus caritas y sus risas. Los extraño pero trato de no pensar en ello. Para que voy a mentir, mi cabeza está llena de fútbol y de La Roja, España, los goles y sensaciones.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Reflexión, Viaje