Archivo de la etiqueta: Gustav

Pánico en Jamaica

Son las once de la noche del jueves en Kingston, Jamaica y las cosas se están poniendo bastante feas. La tormenta tropical Gustav está en estos momentos justo encima nuestro. Los vientos son terribles, para ser sincero, parecen mayores de las 70 millas por hora como reporta el Centro Nacional de Huracanes. Estamos atrapados en el hotel. El aparcamiento está inundando con más de un metro de agua. Los autos cubiertos por encima de la puerta. La piscina se desbordó hace dos horas. El patio completo está inundado. Ahora mismo los empleados de seguridad del hotel están tumbando a martillazos la pared de la casa del vecino que es una de las cuales está haciendo de presa y manteniendo parte del agua de este lado del hotel.

Hubiéramos querido grabar todo lo que está sucediendo, poder mostrarlo en vivo. Clandestinamente grabamos las habitaciones de los empleados inundadas, los pasillos encharcados llenos de toallas. Salimos por la escalera de incendios para grabar el aparcamiento. Nos tuvimos que esconder cuando vimos, al fondo del pasillo, aparecer al manager que nos prohibió filmar. Desde mi terraza grabamos como tumbaban la pared. La luz es pésima, no sabemos como habrá quedado la imagen. Al regresar por el pasillo hacia la habitación de José fuimos descubiertos por el manager y dos guardias de seguridad, nos escoltaron hasta nuestras habitaciones y nos dieron las buenas noches.

El complejo está situado en la parte baja de una calle y el torrente de agua que baja por esa calle es tremendo. Las personas de mantenimiento, hombres de 6 pies de estatura, no pueden mantener el equilibrio por la fuerza del agua. La peor parte se encuentra en la zona de atrás del hotel, de casualidad justo donde da mi terraza. Las casas de enfrente están inundadas hasta pasada la altura de la ventana. La pared de esa propiedad la están tumbando con un martillo. Es impresionante ver la cantidad de agua que desciende por la calle y la fuerza que lleva.

En el hotel las condiciones son precarias. La planta baja, donde duerme el servicio, está totalmente inundada. Conseguimos filmar los empleados, forzados a pasar la noche aquí, saliendo de sus habitaciones con las pocas pertenencias que tenían mientras nosotros intentábamos grabar las deprimentes escenas. El agua nos llegaba a los tobillos. Las señoras no daban abasto en el segundo piso secando el agua que entraba por las ventanas. Hay toallas cubriendo todo el suelo.

Horas antes el manager del Knutsford Court Hotel nos negó a José Corcino, el camarógrafo, y a mí dos chubasqueros para salir a grabar nuestro video. No nos dejó grabar en el hotel por lo que tuvimos que salir a la zona inundada. Nos dieron dos miserables bolsas de basura que con el viento nos duraron cinco minutos. Acabamos de agua hasta la ropa interior.

Ahora, ya por fin seco en mi habitación, escucho los gritos de los empleados en la calle que corren de un lado para otro. En su voz puedo adivinar preocupación y hasta miedo. Por los pasillos del hotel las que gritan son las empleadas. También corren en los dos sentidos. Los golpes con el martillo continúan sonando. Ahora se sumaron dos golpes distintos más pero no puedo ver muy bien de donde proceden. El silbido del viento es tremendo, reconozco que estoy un poco asustado aquí sentando en la cama con el ventanal justo enfrente, sin ningún tipo de protección y doblándose hacia dentro cuando viene una ráfaga fuerte de aire.

Se supone que nos marchábamos mañana pero el aeropuerto está cerrado. No tenemos reservación para la noche del viernes y me temo que nos van a echar del hotel por grabar sin permiso, pero hoy fuimos reporteros.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato