Archivo de la etiqueta: enamorado del iphone

Enamorado del Iphone

La primera vez que vi un Iphone pensé que habíamos vuelto a la época de los teléfonos enormes aquellos de Motorola. Me pareció horrible. La tía que lo tenía era una pija que pasó fugazmente por la oficina la cual se quejaba de que se le cortaba la llamada con la cara. Lo cierto es que no me llamó la atención para nada a pesar de que sí aluciné cuando vi como la pantalla se movía horizontalmente. Meses después el país entero tenía un Iphone. Recuerdo viajar a Boston y no ver ni un solo teléfono diferente al Iphone. Yo seguía sin perder el sueño por el nuevo juguete que tenía embobado al país. El año pasado Lari se compró uno, a los dos días estaba fascinada. Yo lo disfrutaba por las noches pero sin obsesionarme. El Iphone suponía para mí una gran contradicción. Si bien me encantan todos los juguetitos electrónicos, odio seguir las masas como un borrego. Nunca tuve chaqueta Naf Naf cuando se puso de moda en España y me resistí a los Levis 501 hasta que ya no había otra maldita marca en las tiendas.

Bueno, la semana pasada se fue todo a la mierda. Me dieron un Iphone en el trabajo y esa misma noche le dije “buenas noches” cuando lo puse a dormir entre mi obsoleto Blackberry y 20 mil leguas de viaje submarino. Estoy enamorado de su diseño, con esa protección tan elegante que le compré y hasta del chasquido que emite al deslizar la flechita para desbloquearlo. El tacto de su pantalla me fascina. La rapidez de las funciones va acorde con mi vertiginosa vida. Siento la conexión con el mundo. Por el contrario mi Blackberry lo encuentro ahora tan limitado. Para que entendáis, es como pasar de vivir en un pueblito donde hay un supermercado, la iglesia, un cine y dos bares a mudarse al pleno centro de Manhattan. Así me siento con el Iphone en mis manos, con acceso a todo. Aplicaciones de deporte, Facebook, Twitter y hasta El Mortero, varios juegos y por supuesto Pandora, todo gratis, no faltaba más.

En fin, que me da igual ser otro borrego más con su juguetito en el bolsillo, porque cuando el juguetito es tan fascinante como lo es el Iphone, no queda otra más que quitarse el sombrero y balar ¡beeeehhhh, beeeehhhh¡

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Relato