Archivo de la etiqueta: el mortero

A mi Mortero, gracias

Hoy le escribo a mi Mortero, compañero inigualable, confidente que no juzga. El Mortero es una de las cosas más maravillosas que me han pasado en los últimos años. Así de simple y de complejo soy a la vez. Con El Mortero he disfrutado todo un Mundial, escribiendo las crónicas más emotivas que jamás pueda escribir, dedicadas a todos nosotros y por su puesto, a Sudáfrica y el primer título de España. Con El Mortero he llorado muchas noches, descifrando una ruptura que me marcó. Con El Mortero he reído muchos días, relatando las historias de mis hijos. Porque no amo nada, ni nadie como a mis hijos. He viajado una y otra vez, sobre todo a Mallorca, lugar del que nunca me cansaré de escribir. He viajado mucho, y allí le escribí a México, pero siempre tendré una historia que contar de Mallorca.

Mi blog ha descubierto mis cuentos, buenos o malos, son míos. Mi literatura, barata o cara, es mía. Te guste o no, yo la creé. También ha sido el lugar de mi música. Por años, mi Mortero ha disfrutado de esas canciones que me han llegado. Mis fotos, frases, curiosidades, muchas chorradas. Sobre todo chorradas. En El Mortero he pasado largas horas desde aquél mes de marzo de 2008 que decidí mudarme oficialmente en solitario, dejando atrás El Mortero y Hormigón, que tantas alegrías nos dio. Mi blog me define. Este Mortero estará conmigo por el resto de mi vida. No sé cuando dejaré de escribir, pero lo creado hasta ahora no lo borrará nadie. Compañero fiel, aquí soy yo mismo, no hay mentiras. Aquí están mis sentimientos, todos. Al Mortero no se le engaña, porque él sabe la verdad, por eso no me queda otra que escribirla. Gracias al Mortero he superado los momentos más jodidos de mi vida. También ha sido testigo de los más maravillosos. El Mortero tiene vida. También os ha acompañado a vosotros, hasta donde habéis querido que os acompañe. Con todos vuestros comentarios, cada día. Lo habréis odiado, estoy seguro. Os habréis alejado, probablemente. Pero de algo podéis estar seguros, y es que El Mortero siempre estará aquí cuando lo necesitéis.

En El Mortero te escribí por primera vez. Espero que por mucho tiempo.

A mi Mortero, del que me siento orgulloso cada día de mi vida, creación única. Gracias, de corazón. ¿Se puede amar a un blog? Me siento completo, lleno, con una ilusión inigualable, todos los días. Disfruto como niño. Gracias.

Mis más memorables Morteros:
Hoy va por vosotros – Sábado, 3 de julio de 2010
Gracias Sudáfrica, Gracias España – Lunes, 12 de julio de 2010
¿Por qué tenemos culito? – Viernes, 1 de julio de 2011
Mis hijos – Jueves, 16 de febrero 2012
I love Mallorca – Lunes, 14 de mayo de 2012
¿Por qué me gusta México? – Miércoles, 7 de abril de 2012
Y México me encanta – Jueves, 8 de abril de 2012
Para no olvidar – Jueves, 21 de junio de 2012

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Reflexión, Relato

Me reconoció Woody Harrelson

Anoche estábamos en la puerta del restaurante esperando que nos dieran mesa cuando me reconoció Woody Harrelson. Yo estaba con mi familia pensando en las fiestas sorpresa, entrada que escribí al llegar a casa, al instante que levanto la vista y veo dos tíos bien altos y parecidos, no de guapos sino de facciones similares, parecían hermanos. Uno con el pelo largo, el otro con un gorro de Indiana Jones. Al fijarme bien me di cuenta que era el tío de la serie Cheers, Woody Harrelson.

– ¡Woody, Woody! Dije sin levantar mucho la voz.

Ya cuando estaba a mi altura le extendí mi mano y le dije:

– ¡Hey, Woody, how are you man? Oh my god, Woody Allen, I can’t believe it, it’s Woody Allen!

El tío puso cara de pocos amigos aunque dejó escapar una sonrisa. Por su puesto no me dio la mano, lo más probable porque solo había acertado la mitad de su nombre, y siguió de largo. Yo que no soy mucho de saludar a los famosos, con éste seguí insistiendo.

– ¡Hey, Woody Allen, nice to meet you! Le grité mientras se alejaba.
– Nice to meet you too Joaco, – me dijo sonriendo.

Yo me quedé frío. ¿Woody Allen me había reconocido? ¿De dónde carajo este tío me conocía? No creo que sea amigo mío en Facebook y mucho menos verá este pavo TeleFutura.

– ¿Cómo, what? Pera, espera, wait man! Le grité en varios idiomas, mientras con dos pasos grandes me puse a su altura.
– How do you know me, man? Le pregunté.
– I´m Woody Harrelson. Woody Allen could be my father, -exclamó con una sonrisa.
– Ohh I know, I know. From Cheers and the zombie’s movie, I just saw it last week. I´m really bad with actors names, my friends always make fun of me, -le expliqué.
– It shows, -él seguía sonriendo.
– But, how do you know my name?
– From El Mortero, bro. I love your blog, -ahora era él el que me ofrecía su mano.
– OH MY GOD! WOODY ALL, DIGO HARRELSON READS MY BLOG! Grité en dirección a mi familia, que para este entonces ya se debatía entre carcajadas y vergüenza ajena.
– Today I´m writing about Surprise parties but tomorrow I´m writing about you, about this for sure, -le aclaré.
– I´ll be sure to read it then, Joaco. Me soltó la mano y se alejó con su amigo.

Ya no recuerdo más. Como suele pasar en todos los sueños buenos, te despiertas en la mejor parte. Cerré los ojos para seguir disfrutando de la sensación que me había producido que Woody Harrelson leyera El Mortero pero ese sueño nunca regresó. Como soy un hombre de palabra, aquí cumplo la promesa que le hice a Woody Harrelson.

1 comentario

Archivado bajo Relato

El Mortero de Alicante

Hoy, el primer día de 2010, lo he pasado durmiendo. Ya a estas horas, las diez y diez de la noche, todavía con sueño, escaseo de temas para escribir ya que ni siquiera recuerdo algún sueño que haya podido escurrirse en mis largas horas de descanso. Por lo que decidí buscar El Mortero en Google. Que grata sorpresa la mía al encontrar este blog llamado El Mortero, de un chico de Alicante, donde a través de sus temas recorre los cambios arquitectónicos de mi ciudad natal. Sus comentarios son muy informativos, siempre con buenas intenciones, preocupado por la mejora de su ciudad. Se descifra con facilidad en sus líneas el amor que tiene por Alicante. Las mejoras en los alambrados, su crítica al edificio Roberto Pérez Guerras, su visión y preocupación por la Avenida Maisonnave, su enfado por el robo de las letras de La Isleta han hecho que sufra una nostalgia por una ciudad que nunca conocí. ¿Puedes echar de menos algo que no conoces? Yo nací en Alicante, 1976, porque no había hospital en Benidorm, donde regresé tres días después de nacer. A los cuatro años me fui a Mallorca y mi romance con Alicante era siempre de paso. En navidad, de camino a Murcia a ver a mis abuelos, desembarcábamos en Valencia y de Alicante recuerdo unas vías del tren, un paseo marítimo y poco más a través de la venta del Sinca 1200 de mi padre. A veces trato de imaginarme la ciudad donde nací, por eso digo que hoy al verla a través del tiempo en El Mortero he sufrido una cierta nostalgia.

Por cierto, que dejen los caramelos para los niños más jóvenes. Un saludo Juan

Deja un comentario

Archivado bajo Curioso