Archivo de la etiqueta: Deporte

El 2 de mayo hago un triatlón olímpico

Siempre he tenido una peculiar manera para no motivarme con las cosas que me molestan. Por ejemplo, la gente que sufre por no hablar inglés, suele aprender. Si te ofuscas por no saber escribir en la computadora con todos los dedos, vas a clase. El que no tiene ropa nueva, compra. El que se enferma, toma medina. Y sobre todo, el que está gordo, hace dieta. Bueno, yo no soy así.

Veo otros triatletas en el Publix (ayer) y los envidio. Quisiera estar flaco y atlético, pero no hago nada al respecto. ¿Por qué será? Me quejo todos los días pero no pongo remedio. Sentado en el palco del Pro Bowl miro hacia abajo por donde asoma le relieve grotesco de mi barriga y mis tetas. Me dan asco. Hoy debí haber hecho la media maratón para la cual entrené cuatro meses, una lesión en el abductor me dejó fuera. Desmotivado por no competir, o quizá más aún por no poder entrenar para el half ironman de mayo ya que el equipo por el cual fiché se desintegró antes de formarse, pienso que necesito otro reto y me di cuenta que es la única manera que yo reaccione, con un plan, con una meta.

Así es que empecé a escribir todos los días, poniéndome la meta de hacerlo a diario, y no he fallado. Por lo que hoy me propongo el siguiente reto: bajar 20 libras de aquí al 2 de mayo para competir en el triatlón olímpico de Mack Cycle en Key Biscayne.

3 comentarios

Archivado bajo Deporte

La ansiedad del campeón

Como alguna vez dijo un buen amigo psicólogo “las supersticiones no son mas que calmantes para nuestras inseguridades causadas por la ansiedad”. Como estoy seguro de la certeza del diagnóstico, no me queda otra opción que aceptar que vivo repleto de ansiedades en inseguridades cuando al deporte se refiere.

Todo comenzó a mediados de los años ochenta, a la misma vez que se creaba la famosa frase del “miedo escénico del Santiago Bernabéu”, yo era testigo del control del aficionado sobre su equipo. El Madrid remontaba goleadas de 3-0, 5-1 y 3-1 contra el Anderlecht, Borussia e Inter y todo gracias a que yo me comía el jamón serrano que me servía Juan el chofer antes del medio tiempo. Esa fue la primera vez que recuerdo crear una “prueba” para ayudar a mi equipo, por desgracia funcionó. Y digo por desgracia porque a medida que estas supersticiones sigan funcionando no me quedara otro remedio que seguir creándolas. Desde hacer la cama todas las mañanas durante los playoffs de la Champions, hasta grabar todos los partidos del Madrid o dejar, antes de irme a trabajar, la camiseta negra del Madrid en un sofá y la blanca (de mi hermano) en el sofá de al lado han ayudado al Madrid a ganar la octava y la novena Copa de Europa. En esta historia sin mucho sentido no podían faltar los antihéroes. Estos personajes son los que, por muchas pruebas que consigas hacer arruinarán todo efecto conseguido para llevar a tu equipo al fracaso, sin que nada puedas hacer. No diré nombres para no herir los sentimientos de nadie, pero recuerdo la única derrota de los Dolphins ese año contra los Bills donde fuimos juntos al partido, otro día en casa el Madrid perdió la Copa del Rey contra el Deportivo, los cuartos de final contra Francia en la Eurocopa, último partido de la primera ronda de la Eurocopa contra Portugal, etc., etc., etc.

Tengo que admitir que no son casualidad las sequías de los últimos años del Real Madrid y otros equipos a los que les tengo cariño. Ya desde unos años atrás decidí controlar o terminar con estas supersticiones que estaban por volverme loco. Coincidencia o no, pero mis equipos dejaron de ganar. Y si no creen que mi cordura estaba en peligro, les presento un día cualquiera, de una semana cualquiera antes de un partido importante.

– Hacer la cama nada más levantarme.
– Entrar a la ducha por el lado izquierdo, moviendo hasta la derecha la cortina. Mover toda la cortina de vuelta para que quede bien distribuida.
– Cortar el agua, secarme siguiendo el mismo ritual de cada día.
– Bajar el botón que habilita el agua a la ducha para que salga toda el agua.
– Colocar la camiseta negra del Madrid en el sofá individual.
– Besar el escudo antes de colocarla.
– Colocar la camiseta blanda en el sofá de al lado.
– Besar el escudo antes de colocarla.
– Programar el video para grabar el partido.
– Ya en la carretera, al ver un semáforo en verde a lo lejos, cruzarlo antes de que se pusiera en rojo.
– No pisar un bache que había en la Palmetto debajo del puente de la 836.
– Colocar el volumen del televisor en el resultado deseado, normalmente en 30.
– Si anota el otro equipo, entonces subir el volumen a 31, para quedar 3-1.
– Comerme la bolsa de pipas antes del descanso.
– Beberme la botella del agua completa antes del final de partido.
– La botella siempre tiene que estar colocada al lado del televisor.
– Durante todo el día, cualquier combinación de números (en relojes, carteles, canales de televisión, etc.) era la clave para el resultado. Si eran más de dos números se sumaban los dos primeros, los dos siguientes y así hasta quedar dos nada más.

4 comentarios

Archivado bajo Deporte