Archivo de la etiqueta: correr

Mi 34 cumpleaños

Hoy cumplí 34 años. Recuerdo hace unos años que disfruté mucho este día. No sé muy bien por qué. Quizá porque no tenía tantas responsabilidades, o porque coincidió que todos mis colegas del curro estaban de buen humor y nos fuimos todos a comer, ni siquiera recuerdo qué me regalaron, pero no olvido las grandes sensaciones de aquel día.

El día de hoy fue diferente. Me despertaron con una llamada del trabajo sobre un error que había en el portal del sitio donde trabajo. Luego me enganché en el teléfono sobre otro problema del trabajo. Llegué a la oficina y seguí discutiendo sobre otros temas relacionados, y luego continuaron las discusiones. Algunos me felicitaron, muchos de pasada. No salimos a comer porque todos tenían planes. Mi mujer se quedó estudiando hasta tarde y mientras tanto no paraba de llover, por lo que estaba en peligro mi entrenamiento de los lunes. Comí solo.

Entonces me fui al centro comercial. Decidí salir media hora antes de la oficina para ir a comprarme una chaqueta al Nike Town porque no quería empaparme mientras corría. No tenían la chaqueta. Justo cuando llegué al parque donde entrenamos dejó de llover, grandioso. Desde la mañana estaba pensando que no me perdería el entrenamiento por nada del mundo, aunque no tuvieran la chaqueta, aunque diluviara. Mientras corría, sonreía. Descubrí que me encanta correr, pero en equipo, con una meta, con un objetivo claramente marcado. Correr solo me aburre. Correr por correr me aburre. Le comenté a mis compañeros que había ido a comprar una chaqueta porque no quería perderme el entrenamiento, que era mi regalo de cumpleaños. Una de las chicas ironizó con un “anda que yo iba a pasar el día de mi cumpleaños corriendo”.

Para mí, eso fue lo mejor del día, el mejor regalo.

1 comentario

Archivado bajo Deporte, Reflexión

Hoy empecé a correr

Hoy empezó mi entrenamiento serio para la media maratón de enero aquí en Miami. Estoy gordo, estoy lento, pero estoy lleno de motivación. Hasta ahora todo ha sido pretemporada. Hoy comenzó la cuenta atrás con FOGO RUNNING.

Corrimos 25 minutos con intervalos de 5 y 1 minuto caminando. El ritmo quizá fue un poco más rápido de lo que ahora puedo tolerar, pero quisiera no pasarme a un grupo más lento para ir siempre forzándome. Las sensaciones fueron indescriptibles. Sentirme parte de un club, tener un plan, correr con la mirada puesta en una meta, todo esto me llena de energía, me motiva. Tras la carrera hicimos flexiones y abdominales. La mayor cantidad posible en un minuto. Hice 10 flexiones y 29 abdominales. La idea es superar este número cuando llegue enero. Hicimos estiramientos y ahora me siento como nuevo, molido, pero como nuevo.

En enero haré la media maratón de Miami. Si todo va bien, en octubre haré la maratón de Chicago.

2 comentarios

Archivado bajo Deporte

Correr me da esperanza

¿Un consejo para correr con el Ipone 4G? Al empezar a correr, bloquead la pantalla. Nuestros amigos de Nike nos consiguieron un Iphone 4G con la aplicación Nike+ GPS, y nos fuimos a correr por las calles de Chicago. Con un día perfecto, 78 F (unos 25 C), sin humedad, soleado, las calles repletas de gente expectante por la maratón de mañana, estrenando mis Lunarglide 2 de Nike, las dos millas que corrí por el centro de Chicago han sido revitalizantes. Después de muchos meses sin consistencia, poder empezar a correr otra vez me da esperanzas para cumplir mi meta en enero. En mi pulsera hice dos millas, ¿en mi Iphone? 0.07 millas. Parece que le paré nada más empezar a correr, upps.

Correr me da energía, pero sobre todo afecta a mi ánimo de una manera peculiar. Me levanta la autoestima, me relaja, me ayuda a comer mejor. Correr me tranquiliza. Me da tiempo para pensar. Correr me hace mejor persona.

Os contaba de mi meta de enero, y es la media maratón de Miami. En mente tengo o un Half Ironman en mayo o la maratón de Chicago en Octubre, quizá los dos, quién sabe.

Gracias a Nike por darme los juguetes necesarios para motivarme. Gracias a Fogo Running por haberme dado esta oportunidad de volver a correr. Ahora nos vamos a cenar a Merlo, en Maple st.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Viaje

Corriendo con mi ipod

Hoy empecé a correr después de cinco meses. Sin plan, sin reloj, sin rumbo. Solo con mi suffle, al azar y con la intención de correr diez canciones.

Esto fue el resultado:

Por qué no te morís, por qué no te matas, de que te reís,
The lights go out and I can’t be saved
hace siglos que pensaron: “las cosas mañana irán mejor”
With every mistake we must surely be learning
como el sol cuando amanece
Its been a long time, been a long time,
Basta de pasar facturas a Dios
Don’t wanna see your shadow no more
Take these broken wings and learn to fly
When lights close their tired eyes.

Bersuit Vergarabat – Yo tomo
Cold play – Clocks
Joaquín Sabina – Caballo de Cartón

The Beatles – While My Guitar Gently Weeps
Pablo Herrero y Jose Luis Amenteros – Libre
Led Zepellin – Rock and roll

Bersuit Vergarabat – Fuera de acá
The Who – American woman
The Beatles – Blackbird

Cream – Sunshine Of Your Love Lyrics

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

El 2 de mayo hago un triatlón olímpico

Siempre he tenido una peculiar manera para no motivarme con las cosas que me molestan. Por ejemplo, la gente que sufre por no hablar inglés, suele aprender. Si te ofuscas por no saber escribir en la computadora con todos los dedos, vas a clase. El que no tiene ropa nueva, compra. El que se enferma, toma medina. Y sobre todo, el que está gordo, hace dieta. Bueno, yo no soy así.

Veo otros triatletas en el Publix (ayer) y los envidio. Quisiera estar flaco y atlético, pero no hago nada al respecto. ¿Por qué será? Me quejo todos los días pero no pongo remedio. Sentado en el palco del Pro Bowl miro hacia abajo por donde asoma le relieve grotesco de mi barriga y mis tetas. Me dan asco. Hoy debí haber hecho la media maratón para la cual entrené cuatro meses, una lesión en el abductor me dejó fuera. Desmotivado por no competir, o quizá más aún por no poder entrenar para el half ironman de mayo ya que el equipo por el cual fiché se desintegró antes de formarse, pienso que necesito otro reto y me di cuenta que es la única manera que yo reaccione, con un plan, con una meta.

Así es que empecé a escribir todos los días, poniéndome la meta de hacerlo a diario, y no he fallado. Por lo que hoy me propongo el siguiente reto: bajar 20 libras de aquí al 2 de mayo para competir en el triatlón olímpico de Mack Cycle en Key Biscayne.

3 comentarios

Archivado bajo Deporte

Sí, estoy gordo

Esta mañana en el parque vi una niña con cáncer. Hoy me levanté más gordo que ayer. Fue por eso que decidí volver a correr. Después de tres meses entrenando para una media maratón (21K-13.2 millas) me lesioné el abductor o el aductor (no sé bien cual) de la pierna derecha jugando a fútbol. Pues hoy, después de casi un mes sin correr por culpa de la lesión decidí regresar con seis millas para ir recuperando la forma. A los veinte minutos mi hermano y Leah me habían dejado atrás, o más bien les di permiso para abandonarme, al darme cuenta que todavía no habían roto a sudar. Sorteando los niños con bicicletas y los patos vagabundos, esos que tienen una lagaña roja pegada en un ojo, conseguí dar la vuelta completa por el caminito asfaltado. Con un leve cojeo por el dolor en la ingle, un pinchazo a la altura del pecho izquierdo, con todo la liga de lacrosse femenino mirando mi barriga y sus 20 libras de excedente dando brincos, los ojos entre cerrados por el sudor amargo y sucio que se deslizaba de mi pelo con casi veinticuatro horas sin lavar, decidí detenerme. Fue ahí cuando la vi. No tendría más de doce años, sin pelo, sentada en una sábana a la sombra de un árbol. Too much turkey? me preguntó el adulto que la acompañaba al verme escupir al suelo, doblado con mis manos en las rodillas. I´m too fat, le dije. Ahí fue cuando me di cuenta de mi insignificante enfermedad. Me di cuenta de la trivialidad que me atormenta. Y no porque la obesidad no sea un problema serio, sí. Sino porque capté el doble sentido del padre de la niña que jugaba con una rama sin flores a la sombra de un árbol. You can do something about it, dijo. Claro, seré estúpido. Cómo me atrevo a presentar semejante conflicto intrascendente cuando a su hija le quedarán algunos días para morir.

Cojeando hacia casa pensé que la niña quizá nunca pueda disfrutar de las amarguras y comedias de la vida. Nunca podrá romperse el brazo por lo que no será la más envidiada de su clase por la escayola firmada. No podrá suspender dos en junio, ni sentir el alivio al aprobarlas en septiembre. Su novio no le pondrá los cuernos, ni se enamorará a primera vista de su futuro marido. No pasará 24 horas de parto, ni dará pecho a su primer hijo. No deberá diez mil dólares en su tarjeta, ni dormirá satisfecha al comprar su primera casa. Mientras pensaba todas las cosas que se perderá esa niña, el dolor de mi ingle se fue disipando. Seguiré quejándome de esta situación de tan fácil remedio si mi único tormento es que estoy gordo.

1 comentario

Archivado bajo Crítica