Archivo de la etiqueta: Copa de Europa

No puedo decir que estoy triste

Perdón por escribir de fútbol.

A todos mis amigos del Barça, ¡lo siento! Hoy quizá faltó fútbol por escasez de espacio, aún así perdieron jugándolo, y eso, a pesar de no simpatizar, se aprecia.

Faltó Iniesta, y es fácil decirlo ahora. Busquets, Piqué o Touré por momentos no rompían esa primera línea con claridad, sobre todo después de la expulsión de Motta. Esa fue la clave. Mourinho sabía del peligro del Barça por el medio, con el balón en los pies, a ras de hierba, por eso lo obstruyó con cuatro y hasta cinco jugadores ofreciendo la salida fácil: las bandas para que Milito, Alves y luego Maxwell mandaran el balón a la grada con sus centros imprecisos. El Barça no te gana centrando desde la banda, primero porque no tiene los jugadores para hacerlo, segundo porque su gente arriba no remata. El Barça te gana con asociaciones por el medio, y Mourinho lo sabía.

¿El árbrito? Como siempre. El año pasado el FC Barcelona levantó su tercera Copa de Europa gracias a tres penaltis a favor del Chelsea que no pitó. Hoy marcaron en fuera de juego, también lo hizo Milito en la ida. Anularon un gol legal, también se escapaba Milito mano a mano en la ida cuando pitaron fuera de juego inexistente. En fin, una de harina y otra de maíz.

El gol de Piqué, quizá lo más grande que he visto de un central dentro de cualquier área. Desde que se le fue la pelota un poco larga, donde todos visualizamos el tiro con la zurda al segundo palo, él ya sabía que iba a recortar de la forma que lo hizo. Magistral, el mejor central del mundo entra en la pelea del mejor jugador del momento. Piqué campeón del Mundo con España.

3 comentarios

Archivado bajo Deporte

Mis supersticiones

Hace poco escribí sobre mis supersticiones en el deporte, aquellas manías que dominaban mi día con el fin de cambiar mi ansiedad. Bien, hoy, después de varios años de paz, regresó esa ansiedad. Esta mañana me di cuenta que el Madrid empieza a jugarse la “Décima”. Ya lo sabía, obviamente, que jugamos contra el Lyon, pero hoy fue que me di cuenta.

Bueno, para salir del paso quiero decir que de esta lista (que mi hermano las odia, por cierto) voy a poner a funcionar más de un ritual aunque sea para sacar un empate.

– Hacer la cama nada más levantarme. ¡Too late!
– Entrar a la ducha por el lado izquierdo, moviendo hasta la derecha la cortina. Mover toda la cortina de vuelta para que quede bien distribuida. Lo hice.
– Cortar el agua, secarme siguiendo el mismo ritual de cada día. Lo hice.
– Bajar el botón que habilita el agua a la ducha para que salga toda el agua. No se pudo.
– Colocar la camiseta negra del Madrid en el sofá individual. Nope.
– Besar el escudo antes de colocarla. Tampoco.
– Colocar la camiseta blanca en el sofá de al lado. Nada.
– Besar el escudo antes de colocarla. Ni este.
– Programar el video para grabar el partido. Me olvidé.
– Ya en la carretera, al ver un semáforo en verde a lo lejos, cruzarlo antes de que se pusiera en rojo. Iba en el teléfono.
– No pisar un bache que había en la Palmetto debajo del puente de la 836. Ya no está el bache.
– Colocar el volumen del televisor en el resultado deseado, normalmente en 30. Eso sí se hará.
– Si anota el otro equipo, entonces subir el volumen a 31, para quedar 3-1. No nos van a anotar.
– Comerme la bolsa de pipas antes del descanso. Lo prometo.
– Beberme la botella del agua completa antes del final de partido. Lo juro.
– La botella siempre tiene que estar colocada al lado del televisor. Estará.
– Durante todo el día, cualquier combinación de números (en relojes, carteles, canales de televisión, etc.) era la clave para el resultado. Si eran más de dos números se sumaban los dos primeros, los dos siguientes y así hasta quedar dos nada más. No me quiero volver loco.

5 comentarios

Archivado bajo Deporte