Archivo de la categoría: Reflexión

Mi resolución

Mi única resolución para el 2014 es madurar. Madurando soluciono todos los dramas de mi vida, así de simple. Porque si maduro ya no discutiré por tonterías con mi hermano, tampoco me afectarán ciertas cosas del trabajo y sobre todo será más fácil vivir en la misma casa conmigo. Soportarme.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

América

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Felicidades

No tendría que dar explicaciones a nadie al felicitarlos, pero todo el mundo se sorprende. Debería bastar con estar aquí, tener salud, algunos trabajo, y sobre todo amor.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Jesús

Y hoy nació Jesús pero muchos años atrás.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Pensando en ti

No hay día que no lo haga. A veces es solo una frase, una expresión de esas mías que me llevan hasta ti. Cada día me parezco más a ti. Extraño tus palabras sabias aunque en muchas ocasiones las rechazara. Estoy bien, por si te lo preguntas desde algún lugar o dimensión, a pesar de que lo dudo. Cada día dudo, aún más, del más allá. Pero tengo que decir que a veces me siento dentro de una película que me conduce a un final feliz.

Bueno, pues eso, que arreglé la puerta del patio (ya sé, ya era hora), también los ventiladores de afuera pero todavía faltan muchas cosas que hacer. Espero noticias.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Abandono

Lo tengo abandonado, yo sé. Tantas pensamientos rápidos que no llego a plasmar.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

NYC

En Nueva York no puedes caminar tranquilo. Las calles llenas de gente, unos mirando su iphone, otros mirando lo más alto de los rascacielos. El suelo lleno de nieve, en otros lugares hielo. Las calles estrechas por los andamios que sujetan, imagino, los viejos volados de las casi por caerse terrazas. En el suelo, esas rejillas de metal llenas de mierda que nunca quiero pisar porque imagino que voy a caer al vacío. Los charcos por la nieve derretida al borde de las aceras. Pero a pesar de todo eso, caminar por Nueva York enriquece. Siempre he pensado que Nueva York o te hunde o te levanta la autoestima. Ayer disfruté como nunca NYC. El frío, los guantes sujetando tu mano, el café caliente, ese pequeño tailandés. Mi primer show de Broadway, la música, las luces, el arte. Sentirte vivo después de tanta mierda que me rodea. Nueva York me levantó la autoestima. Se van todos a la mierda, porque soy la rehostia, porque caminé por Nueva York, porque comí pizza de madrugada. Me encanta Miami, Palma, Chicago y Chesapeake. Nueva York es diferente.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión