Archivo de la categoría: Deporte

Corriendo bajo la lluvia

Fui a correr hoy buscando la lluvia. Nunca alcancé la nube, negra, espesa, pero seca. Corrí y corrí pero nunca llegué al agua. Llega de nuevo esa época en Miami donde llueve todos los días, por eso yo me pongo las zapatillas, miro al cielo, salgo a correr con el primer trueno. Busco la calle que me lleve hasta esa lluvia, agua fresca, limpia, que refresca mi cara y cuerpo. Hoy no llegó la lluvia. Corrí y corrí pero no la encontré.

1 comentario

Archivado bajo Deporte

La Champions

Qué asco me da ver la Champions con el equipo que nos dejó fuera jugando. Que pierdan los dos.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

20 de mayo de 1998

Lloré toda la noche. Cuántas veces hemos escuchado mi hermano y yo esta narración.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

I want to fly with you

and I want to travel with you.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Viaje

190

Esa es mi meta, 190 libras. Siempre hago estas cosas pero sin ponerme metas. No sé hasta donde quiero llegar, no tengo un punto de referencia, por lo que al rato me aburro. Ahora tengo un número. Mientras hago crossfit, cuando tomo una decisión al mirar un menú, cuando abro el frigorífico.

190
190
190
190
190
190

2 comentarios

Archivado bajo Cocina, Deporte, Reflexión

Huele a remontada

Recuerdo aquellas remontadas muy bien. En casa de Juan, el amigo de mis padres, devorando platos de queso y jamón serrano. Juan y su mujer disfrutaban de verme gritar. Aprendí a querer a este equipo gracias a las remontadas. Aquella del Español, contra el Bayern en otra Champions, este equipo está lleno de ellas, en eliminatorias o partidos.

Hoy quisiera estar en el estadio, como siempre lo deseo, pero hoy más que nunca. Si pasa el Madrid me voy a Wembley con mi hermano, no me importa lo que cueste.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

Paleo

Salí de este letargo de gordura. Huevos revueltos, pimientos, cebolla. Una ensalada con marisco, pollo, pepino… rico!! Solo un café white mocha los domingos pa darle un gustirrinín al cuerpecito, porque lo voy a volver cuerpecito.

1 comentario

Archivado bajo Deporte

El llanero solitario en Copacabana

Río de Janeiro es como me lo imaginaba. De todas maneras tengo que decir que esperaba ver más mulatas, más gente jugando al fútbol y algo más de glamour. En cambio, las favelas están donde las esperaba, las playas llenas de tangas como anhelaba y toda la ciudad llena de sonrisas, justo como la necesitaba.

La ciudad es vieja y sucia. De edificios feos y cuadrados. Si por algo destaca Río es por sus cuerpos esbeltos, definidos y modernos. Sus curvas, sus abdominales, sus culos grandes. En cambio su arquitectura me recuerda al levante español de los años setenta, aburrida, sin elegancia. La gente pasó el día hoy en la playa, el deporte nacional. Era feriado, por eso la calle de Copacabana estaba cerrada. Nuestro hotel, justo en la esquina de Ipanema y Copacabana, tiene la mejor vista de Río. En la tarde salí a caminar al paseo de la playa. Me la había imaginado llena de delincuentes, peligrosa, pero nada que ver. Familias, novias y novios, niños, mucha música, el mar iluminado por farolas gigantes y la luna casi llena, siguiendo mis pasos de sosiego.

Ha sido un día bueno. Dejé atrás gente que no merece estar a mi lado. Copacabana, mañana corro en su arena, me baño en su agua.

Dieta Paleo
Día 2 – No me he pesado 217 libras
Huevos revueltos con cebolla y hongos
Tortilla de huevos con cebolla y hongos
Pollo a la plancha
Almendras
Zumo de sandía

1 comentario

Archivado bajo Deporte, Relato

Tanto corres, tanto vales

Siempre he medido el valor de la gente por su destreza física. Y no me refiero a valor de valentía, sino de importancia, de credibilidad, en fin, de ser guay. De joven yo era el más guay. De los mejores corriendo, montando bici, jugando al fútbol, nadando, jugando al tenis, casi en cualquier actividad o deporte era de los elegidos al principio al hacer los equipos. Y me juntaba con tíos guays, de alguna manera menospreciando o no prestando atención a los gorditos, lentos y torpes que solíamos poner de porteros o defensas centrales. Como si su opinión valiera menos, como si no tuvieran sentimientos, así pensaba yo.

Pasó el tiempo y a medida que mi barriga engordaba, mi enfermedad avanzaba y velocidad se esfumaba, yo pasaba progresivamente de ese grupo de guays, al grupo de gorditos sin sentimientos. Para mí yo era el mismo, bueno, incluso quizá de más valor que cuando era joven, incluso más importante para algunos y con muchas más credibilidad, pero simplemente no corría tan rápido. Tampoco era de los que ponían de portero o defensa, todavía la calidad técnica me daba para juntarme con los guays, pero definitivamente no era elegido entres los primeros al hacer los equipos.

Hoy estoy haciendo crossfit y sigo siendo de esos gorditos, quizá del medio del pelotón todavía, pero gordito, sin músculo y lento al fin. Los más fortachones me miran como miraba yo a los torpes de joven. Hacen su círculo, hablan de cuanto peso levantan, cuantas flexiones hacen, y yo, desde fuera, pienso que son unos freakies que seguro no han leído un libro, no tienen ni puta idea donde queda República Checa y lo único que hacen es dormir, comer granos y levantar pesas. Yo en cambio, soy de los gorditos que disfruta de la vida sin obsesiones por un gimnasio y seguro tengo mucha más credibilidad que ellos, segurísimo. Me pregunto qué hacen durante sus días, lo más probable llevarán más pesas en su camión, o en la caseta del peaje.

Qué borde soy en realidad. Patrick es dueño de una línea de ropa para hombre y distribuye a las tiendas más caras de Europa y Estados Unidos. Noel y otro pavo que conocí hoy son abogados. Otro es bombero. Otro tiene un MBA. Y así sucesivamente. Al igual que yo, son tíos guays, gorditos o lentos, rápidos o con un “six pack”, camioneros, periodistas, abogados o electricistas, todos hacemos lo que podemos. Cada uno carga con sus demonios, sus agobios y con las pesas que más pueda.

Yo hoy levanté 45 libras, otro pavo 365, y ninguno es mejor que el otro.

1 comentario

Archivado bajo Deporte, Reflexión, Relato

Crossfit

Ayer empecé crossfit de vuelt… ouch. No pude dormir, porque cada vez que intentaba darme la vuelt… ouch me dolía todo. Corrí dos cientos metros, y bien. Luego hicimos varios ejercicios de calentamiento, y más o menos bien. De seguido nos pusimos a hacer squads o sentadill… ay, luego le sumamos una pesa de cuarenta y cinco libras, además de unas flexion… ay, ay, con un par de anillas colgadas de una barra. Luego comenzó el WOD (work of the day, o algo así). Tres series de cuatrocientos metros, quince squads con una barra sobre la cabeza (overhead squads), como esos que hacen en las olimpiadas, y para terminar cinco burpes. Ay, ay, ay. Hoy, de vuelt… ouch, me duele todo como siempre que dejas de hacer ejercicio por un par de meses.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte