La bicicleta

DSC09661Un hombre un día salió de su casa para montar su bicicleta. Tomó la calle principal dándose cuenta, a escasos metros de un semáforo, que su bicicleta no tenía frenos. Entonces decidió hacer un giro brusco a la derecha para tomar una calle perpendicular con cierta inclinación hacia arriba. Llegó al final de esa calle sin problemas ya que no le fue necesario utilizar el freno roto de su bicicleta. Entonces continuó cuesta arriba, hizo mano izquierda, luego siguió de frente, derecha, izquierda y derecha. Siempre cuesta arriba. Llegó a Barcelona. Siempre cuesta arriba. París, Luxemburgo, Berlín y Varsovia. Sorteando coches, semáforos y señoras con el carrito del supermercado. Siempre cuesta arriba para evitar usar el freno roto de su bicicleta. Cruzó Ucrania, Rusia y Kazajistán. Uzbekistan, Afganistán  y Pakistán. Llegó a la India, luego a Nepal. Siempre cuesta arriba. Comenzó su ascensión al Everest cuando era la única cuesta arriba posible para seguir en su bicicleta. Llegó hasta la cima varios días después para descubrir que ya no quedaba otro camino cuesta arriba en el mundo. Como no podía montar su bicicleta cuesta abajo porque los frenos estaban rotos, se bajó de la bici y emprendió el camino a casa a pie.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Curioso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s