Esa amiga

Porque todos tenemos esa amiga histriónica. Esa que en el bar grita más que los demás. La misma que empieza a contar una historia en la cena pero manda callar al que intente tener una segunda conversación para que todos prestén atención a la suya. Atención, si tienes una amiga así, huye. Porque esa amiga no quiere escuchar tus historias o darte consejo en tus problemas, en realidad, cuando tú hablas se está mordiendo la lengua porque para ella ese tiempo podría ser aprovechado mucho mejor con una de sus propias historias. Para tú amiga solo existe el YO, por eso todo lo que la rodea existe por ella y para ella, el resto es desechable. Tu amiga se ríe más fuerte que los demás. Sus historias son novelas de Stephen King, incluso al final de algunas, ella misma asegura que deberían hacerlas películas. Tu amiga es insoportable. Y después de dos martinis es un dolor de huevos. En realidad sus amigos la aguantan quizá por la continua fantasía de algún día poder poner su cara en ese escote. Lo más probable todos la aguantamos por la misma razón. La queremos a su manera, pero que pesada es.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s