Un viejo

Me hice viejo. Cumplí treinta y siete y ahora soy por fin, oficialmente viejo. Dejé de ser joven, dejé de ser un chico, ahora soy un viejo. Empieza mi cuenta regresiva hacia la muerte. Comienza el juego de acortar el deterioro para llegar hasta mis últimos días en las mejores condiciones posibles. Me despierto a las seis de la mañana, sin sueño, con energía. En la tarde me da un sueño de esos de viejo, se me cierran los ojos, me pesan las piernas, pero lo peor de todo es que con diez minutos de siesta, torcido en una silla, el sueño desaparece. A las seis ya estoy cansado. A las ocho el sueño es mi dueño. A las nueve estoy en la cama. Y así comienza el ciclo de vuelta. Si como carne me repite. Si como verde voy al baño sietes veces al día. La espalda me duele al doblarme. Las piernas se me hinchan en los vuelos de más de dos horas. La barriga no desaparece. Todos síntomas de la vejez. Soy un viejo de mierda.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión

2 Respuestas a “Un viejo

  1. Me cago en to lo que se menea :(( ¿tú me vas a decir con 4 años menos que yo, que eres viejo? Joder Joaquin¡ Yo aun con toda la química que pueda haber tomado y que tomaré, eso lo tengo claro, clarito… espero llegar a los 80 por lo que estoy en el ecuador, en la flor de la vida¡ Si tu mentalidad “envejece” tu alma lo hará. No lo permitas¡

  2. No bueno, en cuanto a mentalidad estoy llegando a los 19 ahora, en ese departamento los años no avanzan jijij

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s