Confrontando

Porque ya nada volverá a ser lo mismo. No sé si pueda sentir sin miedo. No sé si pueda llorar de alegría. No sé si pueda olvidarme de ayer. Porque quisiera saberlo todo, no tener dudas, saber las respuestas. Porque a veces creo no ser compatible a nadie. Me creo tan distinto a todo, a todos. Porque cuando me detengo a pensar solo quiero llorar, por eso no pienso, por eso sigo andando, anestesiado. Porque quizá no cierro las puertas, solo me alejo de ellas y creo que con la distancia no veré la luz que las atraviesa, pero luego con un recuerdo, con un sueño, veo esa luz y la puerta aparece justo ahí y no la puedo obviar. Pero no la puedo cruzar. Solo está ahí, abierta, para dejarme saber que nunca la cerré. Y al lado hay otra puerta, y otra, y todas de par en par. Todos con sus distintas luces. Y no las puedo cerrar. Para recordarme que no puedo seguir huyendo. Pero por más que pienso no sé como cerrarlas.

Por eso mañana caminaré de nuevo, alejándome de ellas, hasta que una canción u otro sueño me lleve de nuevo a su umbral.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s