No puedo fallar

Tantas veces he escrito sobre mi peso. Ya no sé por donde empezar. Pienso que quizá estoy enfermo, como ese que ya no viaja con los Dolphins porque es adicto a la comida. Quizá no tengo esa adicción, pero fijo tengo un problema. Es como si tuviera que aprovechar para comer algo pesado, cuando estoy en un hotel, una fiesta, o regalan comida. Da igual si no tengo hambre, tengo que comer igual. No importa el daño que me hago, es como si no me lo estuviera haciendo a mí, aunque tampoco quiero hacerle daño a nadie nunca, por lo tanto no entiendo por qué lo hago.

Será cuestión de huevos como dice mi otro yo. Ya no me puedo fallar, no puedo hacerme esto. No me puedo atar las zapatos, no puedo recoger una moneda del suelo, o el champú de la ducha. Hoy solo me mojé el pelo.

Ya no me puedo fallar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s