Mi armario

Hace mucho tiempo que dejé de ser flaco. No recuerdo el día que engordé, pero sí el proceso, a pesar que durante mucho tiempo en mi mente seguía imaginándome flaco. Ya esos días están lejos, ahora me conformo con bajar un poco la barriga, con ver menos papada o ver algún reflejo en el espejo que me anime. Durante años he guardado ropa varias tallas más pequeñas, esperando ilusionado algún día poder volver a vestir esas camisas. Siempre que organizo el armario dejo a un lado esa ropa acartonada, pasada de moda pero con el brillo de la ropa nueva. Ahí llevan más de seis años algunas camisas, a penas usadas, esperando poder cubrir esta barriga otra vez. Inútilmente me las pruebo de vez en cuando, sin mucha suerte. Lo mismo sucede cuando organizo la cajonera. Pantalones de correr, conjuntitos para la bicicleta o ridícula indumentaria de triatleta. Pues no soy ni más rápido o más lento por no caber en esas mudas. Tampoco menos simpático o estúpido a ratos. No me ha ido mal en el departamento del amor, barriga incluida. El caso es que mido todo contra mi barriga, pero hoy estaría en el mismo lugar, con los mismos logros y las mismas derrotas, con estas libras que con treinta menos encima. Sería el mismo tío cojonudo, enamorado, feliz, con dos hijos de puta madre, un trabajo que cuido. Habría perdido los riñones, también me hubieran puesto este tan aplicado que llevo en mi costado. Hubiese viajado a los mismos lugares y hubiera visto a España salir campeón. Todo con unas tallas de menos pero con las mismas risas a cuestas.

Porque no soy aquel flaco que corría rápido, ni lo voy a ser jamás. Por eso hoy tiré a la basura toda esa ropa vieja, se acabó la espera. Seré más o menos gordo, seguiré luchando por sentirme bien, pero al menos mi armario no me mirará con nostalgia, esperando por un día que ya nunca regresará. Solo podré estar flaco en el futuro, ya el pasado me lo comí.

2 comentarios

Archivado bajo Crítica

2 Respuestas a “Mi armario

  1. cris

    Ahhh bueee. Ya somos dos…. creo que a cierto nivel de la treintanez nos peleamos con la ropa…porque no nos entra…pero no la tires a la basura…donala! (La puedes llevar y/o pasan por ella) algun flaco la puede lucir aun!

  2. Robert

    Yo elijo la camisa a cuadros de Varsovia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s