La pistola de silicona

Extraño mi padre. La sensación de saber que está ahí, por si lo necesito. A veces me gustaba solo preguntarle de temas que ni siquiera me interesaba la respuesta, solo disfrutaba de verlo entusiasmado. La pintura, el jardín, un tejado nuevo. Esos días de viajes al Home Depot a decidir entre un tornillo de un octavo o siete cuartos, unas maderas y una pistola de silicona. Le encantaban las pistolas de silicona. Cuando veo estas películas de abuelos, padres y familias me pongo mal. Un poco nada más. Porque ya no habrá más pinturas, ni clavos, ni pistolas de silicona.

Maldita la puta suerte. Qué puto plan ni que mierda. Gracias por tu maldito plan.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Una respuesta a “La pistola de silicona

  1. Cris

    Y cada nuevo un dia un simple detalle…nos hara recordarlos…y reimaginarnos con ellos. Aprovecha cada momento con tus hijos…ahora mejor que nunca comprendemos esto de dejar huella…. Yo tambien extrano a mi padre…inmensamente y ese vacio solo lo llenan las memorias. Abrazote…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s