Se apagó la música

Recuerdo con nostalgia estas canciones, tirado en una cama, llorando por unos días que nunca regresarían. Encontré el CD en mi coche, ya estaba olvidado y me llevó a esa habitación donde pasé oscuras noches escuchándola respirar en el cuarto de al lado, esperando una llamada, de arrepentimiento quizá, de duda. En el día yo cantaba, como queriendo ganarme el premio con mi actuación pero nunca premiaron mi banda. Y esperé. Escuchando Athlete. En mi habitación. Una y otra vez. Y otra. Y otra.

Un día se apagaron las luces, los músicos se retiraron, la gente desalojó las gradas con un lento caminar, la música solo permaneció chocando en las paredes de la memoria.  Poco a poco la memoria también se olvidó. Sonaron otras canciones, alegres, tristes, nostálgicas, de euforia. Rock, Punk, The Beatles, Queen, Silvio e Hilario. Todo fue volviendo a una normalidad recreada a base de risas y mucho pensar.

Hoy suena ese disco perdido en un coche olvidado. Pero solo es eso, un recuerdo nostálgico de una cicatriz, que algún día dolió y que dejó un marca para que no olvidé de lo que sucedió en aquella cama en esa habitación oscura.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s