Esos maravillosos días

Hay días que despierto con ganas de no hacer nada. En esos días, no me apetece estar solo, quiero que me acompañen durante todo el día, a no hacer nada. Siento un miedo especial, como si el cielo estuviera más cerca de la tierra, por eso solo quiero estar en casa, encerrado, y si salgo, quiero que me acompañen. Las distancias se me hacen largas, los lugares estrechos. Hoy es uno de esos días, por eso no estoy solo.

Dormí una siesta. De esas con sueños extraños que cuando despiertas te apetece una Coca-Cola bien fresca, o un café helado, de aquellos que tomaba mi madre en las húmedas tardes de verano de Calas de Mallorca. Me tomé el café. Vi una película. Luego seguí encerrado. Hoy es uno de esos días sin ruido.

1 comentario

Archivado bajo Relato

Una respuesta a “Esos maravillosos días

  1. La pequenita

    Good night mi alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s