No estoy solo

Mi ego y yo. Que buena pareja hacemos. Somos inseparables. Cuando pienso que se ha ido de paseo, entonces aparece el muy cabrón, sonriente, regocijándose en mi dolor. Mi ego es un hijo de puta, a pesar de ser mi mejor amigo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s