Archivo mensual: julio 2013

El partido que siempre pierdo

Estas cosas me pasan por boludo. Me meto en unos líos de primera, historias de Woddy Allen. Debí decir que no desde el primer cuarto y así no perdería este tipo de partidos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Eso soy

La verdad que soy un cabrón, siempre lo he sido. Puedo hacer y lo hago, mucho daño sin levantar la mano. Soy agresivo con mis palabras, un cabrón de primera. Espero poder seguir aprendiendo de los que saben hacer esto bien.

Por eso, pido disculpas.

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica

This is for you baby

I will look for you again and again… piña colada, getting caught in the rain, the feel of the ocean. You´re the lady I´ve looked for…

Deja un comentario

Archivado bajo musica, Relato

Pedazo de publicidad

Deja un comentario

Archivado bajo Curioso

Esta gente está loca

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

Estos sueños malditos

He tenido unos sueños novelescos las últimas noches. El otro día asesinaba a alguien, estaba claro en un cámara de seguridad o una grabación de un ipad. Entoces salía corriendo, estilo fugitivo saltaba de motel en motel huyendo de la policía. Era eso, la película del fugitivo, porque me dedicaba a resolver el crimen que no había cometido. Entre sueño y sueño intentaba recordar la verdad. Entonces confesé, resolviendo el caso consiguiendo la absolución de todas las sospechas que recaían sobre mí.

Por eso dije lo de los Dolphins, porque no es un crimen, porque no quier estar escondido en un motel el Cleveland o un hostal en Boston.

Deja un comentario

Archivado bajo Cuento

Esperando la llamada

Es muy jodido esperar por algo, por eso juego con mi mente. Le digo que me convenza de que no va a pasar, yo mismo me quito la ilusión, me hago a la idea de lo contrario. Aunque trato de pensar positivo, esas psicología reversiva no hace otra cosa que prevenir el dolor. Tampoco es atraer energía negativa, simplemente tomo precauciones.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Saliendo de la crisis

Una semana y media todos enfermos. Tos, dolor de estómago, pecho y hospital.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

La chula de mi madre

Así en estas circunstancias, enfermo, con dolor de estómago, de cabeza, de oídos y con fiebre, extraño más que nunca a mi madre. Su mano fría en mi frente, con su tono de verdadera preocupación. Parece que cualquier medicina común si procede de mi madre tiene poderes mágicos. El termómetro y un pan torrado con aceite. Un poco de Gatorade, una manta en el sofá y varias camisetas empapadas. Pasar por esto solo, sin madre, parece empeorar las síntomas sin ninguna esperanza de mejoría.

Mi madre nunca se enfermaba y si alguna vez lo hizo no paró de atendernos, así de chula es mi madre. Y cuando nos enfermábamos recibíamos con agrado el pequeño regaño de que “tienes que comer algo. Tómate el jarabe que es para la tos. Bebe algo de agua para que no te deshidrates”. Mi madre controlaba los tiempos de las comidas. El primer día en ayunas. Los siguientes sobrevivíamos con algo de pan tostado y aceite, luego arroz de enfermo (como solíamos llamarlo), al simple arroz blanco aguado con algo de tomate y un ajo entero. Más adelante una sopa de pollo, nada de leche, ni de comidas pesadas. Mi madre tenía un talento especial para saber qué era lo que necesitaba nuestro estómago. El jarabe, los efervescentes y en casos extremos el antibiótico con el típico aviso “tienes que terminarte la dosis aunque en unos días te sientas mejor porque sino te regresa con más fuerza”.

Llevo cinco días enfermo. Marcos seis. Sebas cuatro. Farrar tres y sus hijos también. Hoy dos con fiebre. Dos con calambres en el estómago y yo con un hueco en el pecho y una tos de viejo de Ducados. Marcos hizo de mi madre el sábado. Farrar el domingo. Yo hice de su madre ayer y hoy, de madre de todos desde el jueves. Todos hemos sido madre y enfermo en algún momento de esta semana. Nada se compara al cuidado de una madre. Las caricias en la frente, las sobadas en el estómago y la excesiva atención que nos hace sentir como niños otra vez. Extraño a mi madre.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Mi nueva vida

Algunos ya sabéis que mi vida cambia el lunes que viene. La mayoría no sabéis nada porque he optado no contarle a nadie dadas las malas experiencias de mis primeros intentos de compartir esta gran noticia. El lunes ya no dormiré solo, aunque ya hace tiempo que no lo hago. Aquí habrá siempre niños, unas veces dos, otras cuatro y permanentemente dos chihuahuas.

Mi vida será como siempre la imaginé. Harmonía. Familia. Casa. Niños. Pizza. Juegos. Balones. Piscina. Compartir mis mejores y peores momentos con esta persona maravillosa que llegó a mi vida sin buscarla. Ojalá os alegréis por mí, por nosotros, porque estamos muy felices. Ilusionado con las cajas, los planes, una cama aquí y una silla allí. Justo en una semana el jaleo invadirá esta casa como todos estos fines de semana, con las risas de estos peques, los ladridos de estos perros y nosotros, sentados en el sofá de la piscina disfrutando de nuestra nueva vida.

3 comentarios

Archivado bajo Relato