No me caso en Nueva York

Nueva York es diferente. A todo, a cualquier ciudad. Sus calles son más ruidosas, la gente más creída. Los edificios son más grandes, claro, pero hacen que la gente se sienta más grande también. Muchos, no todos, algunos digamos, se creen superiores. Lo oyes en la radio, lo ves en la tele, lo escuchas de sus deportistas pero cuando llegas a NY lo compruebas con cualquier pardillo. Hasta los malandros caminan por la calle como si fueran los únicos delincuentes del país. Lo cierto es que pocos son de aquí. Ciudad de hijos adoptivos que en poco tiempo cambian su lugar de origen por el orgullo de ser parte de la manzana. Todos, muchos digamos, con sus cables blancos colgando de los oídos, en su mundo, metidos en su música. Caminando por la calle veo algunas caras de soledad. ¿Se sienten solos muchos, digamos la mayoría aquí en Nueva York? Podría ser. Están lejos de sus familias, es un ciudad frenética, te consume el trabajo. Esa gente es la que me molesta, toda la gente. Estoy acostumbrado a los espacios grandes, habitaciones amplias, lugares pocos concurridos. En Nueva York es todo lo contrario, las oficinas son pequeñas, las habitaciones de hotel diminutas y la gente está siempre muy cerca de ti. Me molesta tener tanta gente y tan cerca. En fin, que a mí Nueva York me gusta, pero como dice un amigo argentino: “hasta ahí nomás”. Donde se ponga mi calle sin coches llena de árboles, que se quite esta Quinta avenida de ocho carriles por lado, por lo menos. La playa de Miami, o un centro comercial de esos tranquilos. Abrir la puerta de tu casas y subirte en tu coche, joder, que tiene que ser mejor que tratar de pillar un taxi en esta locura. Nueva York me abruma. De todas maneras, de vez en cuando, digamos que no para siempre, pasar un par de días aquí no está mal.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Viaje

5 Respuestas a “No me caso en Nueva York

  1. Tu análisis intempestivo y poco sosegado de esa pedazo de ciudad me parece erroneo. Que a tí te agobie, no quiere decir que no sea mejor que tu ciudad, con tu calle tranquila, con tus árboles y tu coche con aire acondicionado. En Nueva York hay muchos lugares como lo que describes como pro de tu ciudad… y si quieres árboles, no hay parque más grande en un cono urbano (en el mundo) que Central Park. Además, esa gente que va apretujada, que te cae mal y a la que prejuzgas sólo porque van a su bola y en su mundo, son mucho (pero MUCHO!) más abiertos de mente y dispuestos al dialogo y a entenderse que la muchedumbre que divaga a 80 millas por hora por la I-95 día si y día también, sin más interacción con el coche de al lado que una simple mirada de matón. Nueva York es un cúmulo de cultura y sabiduría en la que, por pura estadística, hay un huevo de gilipollas, pero no en un mayor porcentaje que en el resto del país; eso te lo aseguro. Los malandros en NY se lo tienen creído porque pueden, porque Nueva York es mucho más que La Gran Manzana, que la quinta avenida, que los Knicks, o que los Yankees. Porque ese malandro, no tiene que intentar parecerse a nadie ni pretender ser quien no es para sentirse parte de un grupo. Ese malandro es lo que es y con eso convive, día a día, en la mejor ciudad del mundo, y por eso se siente orgulloso. Bueno, por eso y porque, si te sientes de Nueva York, Nueva York te acepta, tal y como eres. En Miami, por ejemplo, sacando este “#305pride” que se ha despertado desde que los Heat ficharon a LBJ, no hay NADA. Nada de lo que sentirse orgulloso, nada por lo cual poder caminar con prestancia por la calle… por no haber, no hay ni acera para caminar, para que la gente se amontone y se roce, si quiera, un segundo, sin ser visto como un obseso o maníaco. Y lo gracioso es que, para sentirte parte de Miami, en Miami, tienes que convertirte en “one of them”. Comprarte tu caserón, tu cochazo, tener/o tener un amigo con un bote, y aprender a bailar salsa y merengue. En Miami hay comodidad, una cultura del vaguismo tremenda, donde haciendo las cosas medio bien durante un largo periodo de tiempo se te acaba considerando un “winner”, y donde si alguien decide pasarse por el Design District, automáticamente es catalogado como un erudito del arte y la cultura. Nueva York es otra cosa. En cualquier esquina te sorprende algo o alguien, y ese algo o alguien pocas veces intentará ser como algo o alguien que no es en realidad. Quizás lo que sientas al ver al malandro caminar como si fuese el único delincuente del país lo que sientes no es asco, si no envidia.

  2. Cris

    Bue…leyendolos entiendo que no somos ni de aqui ni de alla…ni de esas ciudades invisibles de Italo Calvino….pero me late que Mortero y Yo somos mas rurales, de montes, hierba humeda, montanas, cielos color naranja, arroyos y riachuelos…olas del mar…hamaca y morral. Quizas nos hace falta vivir las ciudades! Ajeno a que anduve 4 dias sola por sus calles, puentes y avenidas; me perdi y dormi en las estaciones de metro y tren un domingo de 10pm a 4am…confieso que tampoco me caso en NY jajajaja! 🙂

  3. En Miami no tienes que “tener nada” más que lo que eres para sentirse orgulloso. Eso es lo ridículo de NY y el país en general. Yo no me siento orgulloso de nada en Miami, ni en Palma, ni en NY, me siento orgulloso de ser buena persona, de mis cosas, de mis hijos, etc. Ese swagger de Miami o de NY es ridículo, la gente es tan vacía que necesita que la ciudad la llene con algo. A ti te encanta NY, a mí me vuelve loco, pero no digo ni que sea mejor ni peor que Miami o Archivel. Me chupa un huevo el Miami Heat o el 305, pero me encanta la playa, la tranquilidad de la ciudad, mi casa y mi piscina. Felicidades a los que les guste el metro apestoso y ruidoso, la gente chalada por las calles y los edificios cayendose de viejos y de mierda. Aquí en NY todos son más abiertos y tolerantes, pero tú no aceptas que alguien piense o le guste algo diferente a ti, quizá no pasaste suficiente tiempo aquí. (te lo digo con cariño Enano, nada de peleitas, jiji) Es solo para picarte y me respondas con un chorro de esos de 500 palabras argumentando por qué tengo que pensar como tú, jijijij.

  4. Ni al Mortero ni a Cris les gusta más el campo que al Puñal, eso para empezar. Después, no entiendo nada. Es decir, tu das una opinión (ojo, opinión). Rápida, acelerada, definitiva; como todas tus opiniones en este blog. Has estado en Nueva York cuatro días, pero te sientes con fuerzas para decir que la gente (mucha gente) va de “superior”, que tienen es no se qué, que a ti te molesta y te jode. Te jode que vayan “desconectados” con sus cables colgando de las orejas, y su “soledad”. Perfecto. Yo no he dicho que Nueva York sea mejor que Miami, pero digo que tiene cosas muy buenas que tu no ves, no quieres ver, o no has tenido tiempo de ver. Y puestos a hacer críticas superfluas sobre una ciudad, te recuerdo que NY tiene muchísimas cosas que “quizás” haga que la gente vaya de “superior”. No digo que sea bueno, digo que es así; yo soy un observador. Lo que sí que aseguro es que Miami está muy cerca de ser el culo del mundo, y eso lo digo porque SI he vivido ahí demasiado tiempo. Y por eso sé que ese rat race gilipollas por la casa, el jardín, el coche y el bote sólo amedrenta cerebros. Eso no significa todo el mundo sea así en Miami: como he dicho en mi comentario anterior, gilipollas hay en todas partes y, estadísticamente, en NY tiene que haber más que en muchos sitios. Pero eso no quita lo bueno que tiene la ciudad. En Miami, el porcentaje de gente que vale la pena, tristemente, no puede hacer mucho por añadir a una ciudad apagada por chabacanería y el nadismo. Tu blog es tuyo y escribes lo que se te canta (me lo has dicho mil veces), pero si yo te escribo un comentario “te estoy argumentando por qué tengo que pensar como tú”. Es decir, tu eres un tipo de mente abierta que no permite que mentes cerradas como la mia le rechisten. Sip, yo creo que igual no pasé demasiado tiempo en NY como para ser todo lo guay que me creo. No te leas estás 500 palabras, porque no pretenden hacer cambiar de opinión.

  5. Acepto tú opinión, solo que no estoy de acuerdo con lo que dices de Miami, igual que tú no estás de acuerdo con lo que digo de NY. Tú aquí viviste hace mucho, o quizá te juntaste con gente con el cerebro amedrentado, porque los que yo conozco son igual de guays que los que he conocido que viven o han vivido en NY. O sea que nada, tú te quedas con NY, yo con Miami, tú con Mourinho, yo con… no sé, jeje. Tú con CR7 y los dos con Raúl. Besitos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s