Me gustas mucho

No solo extraño tus abrazos en la noche, tus risas o tus ocurrencias. Extraño tu voz, hablar contigo, justo cuando colgamos el teléfono siento la necesidad de volver a hablar. Me contaste que oíste pasos por el pasillo la otra noche, quizá serían los mismos que yo escuchaba antes de que mi padre muriera. El caso es que está todo en la mente, aquí no hay espíritus. Y lo sé porque ayer escuché pasos, unas pantuflas arrastradas por la baldosa, más tarde el sonido del interruptor de la luz, entonces encendí mi lámpara y desaparecieron los ruidos. Es que los espíritus no hacen ruido cuando hay luz, o cuando duermes con alguien. Solo salen si estas solo en la oscuridad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s