Tanto corres, tanto vales

Siempre he medido el valor de la gente por su destreza física. Y no me refiero a valor de valentía, sino de importancia, de credibilidad, en fin, de ser guay. De joven yo era el más guay. De los mejores corriendo, montando bici, jugando al fútbol, nadando, jugando al tenis, casi en cualquier actividad o deporte era de los elegidos al principio al hacer los equipos. Y me juntaba con tíos guays, de alguna manera menospreciando o no prestando atención a los gorditos, lentos y torpes que solíamos poner de porteros o defensas centrales. Como si su opinión valiera menos, como si no tuvieran sentimientos, así pensaba yo.

Pasó el tiempo y a medida que mi barriga engordaba, mi enfermedad avanzaba y velocidad se esfumaba, yo pasaba progresivamente de ese grupo de guays, al grupo de gorditos sin sentimientos. Para mí yo era el mismo, bueno, incluso quizá de más valor que cuando era joven, incluso más importante para algunos y con muchas más credibilidad, pero simplemente no corría tan rápido. Tampoco era de los que ponían de portero o defensa, todavía la calidad técnica me daba para juntarme con los guays, pero definitivamente no era elegido entres los primeros al hacer los equipos.

Hoy estoy haciendo crossfit y sigo siendo de esos gorditos, quizá del medio del pelotón todavía, pero gordito, sin músculo y lento al fin. Los más fortachones me miran como miraba yo a los torpes de joven. Hacen su círculo, hablan de cuanto peso levantan, cuantas flexiones hacen, y yo, desde fuera, pienso que son unos freakies que seguro no han leído un libro, no tienen ni puta idea donde queda República Checa y lo único que hacen es dormir, comer granos y levantar pesas. Yo en cambio, soy de los gorditos que disfruta de la vida sin obsesiones por un gimnasio y seguro tengo mucha más credibilidad que ellos, segurísimo. Me pregunto qué hacen durante sus días, lo más probable llevarán más pesas en su camión, o en la caseta del peaje.

Qué borde soy en realidad. Patrick es dueño de una línea de ropa para hombre y distribuye a las tiendas más caras de Europa y Estados Unidos. Noel y otro pavo que conocí hoy son abogados. Otro es bombero. Otro tiene un MBA. Y así sucesivamente. Al igual que yo, son tíos guays, gorditos o lentos, rápidos o con un “six pack”, camioneros, periodistas, abogados o electricistas, todos hacemos lo que podemos. Cada uno carga con sus demonios, sus agobios y con las pesas que más pueda.

Yo hoy levanté 45 libras, otro pavo 365, y ninguno es mejor que el otro.

1 comentario

Archivado bajo Deporte, Reflexión, Relato

Una respuesta a “Tanto corres, tanto vales

  1. Cris

    Ahhh..pero seguro eres el gordito más tierno del Crossfit! La verdad me vale rábanos lo que digan los del otro círculo…tu eres el amigo más guay🙂 Beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s