Goleada

Lo más importante es que se hicieron las cosas bien por mis hijos. Pude haber cancelado citas o no haberme presentado. Pude haber puesto un partido de fútbol por delante de los sentimientos de mi hijo. Pude haberme dado prioridad, como muchas veces hago, pero no, no lo hice. En algún momento del día me pasó por la mente el reto de ser el mejor padre posible, incluso de ser el mejor ex marido. A veces no estoy tan seguro de ser el mejor hijo, el mejor amigo o el mejor empleado, pero estoy en una etapa de mi vida donde no me da el forro para llegar a todo. Ayer me decía alguien justo eso, que no intente ser perfecto, que no intente serlo todo, y a pesar de que quiero relajarme, hoy doy vueltas y vueltas en la cama, preocupado por toda la mierda que me rodea.

Quisiera que todo se detuviera. El ruido, la velocidad, los gritos. Las conversaciones, las mafias del trabajo, la muerte. Estoy gordo, lento y lleno de granos. Aunque al menos hoy me sentí feliz por hacer lo que tenía que hacer, escuchar a mi hijo, darle su tiempo, quitarle el miedo. Un día no muy lejano morirá mi padre y a pesar de ser el final, será el principio de una etapa, la de mi recuperación.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Una respuesta a “Goleada

  1. Cris

    A veces nos queda grande la vida y comprenderla…deseamos eso, que el tiempo se detenga; tener, estar, vivir…en otro espacio… Hacernos a la idea que ese lugar esta dentro de cada uno y moldearlo a nuestra mejor manera. Gracias por tener siempre tu tiempo para tus hijos… Beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s