Mi carne

Muchas risas alrededor del fuego. Entre carnes, vino y Coca-Cola. El lugar mágico de esta casa, cerca de las brasas, donde tantas veces nos hemos reunido, hoy nos volvimos a reír escuchando las historias de mi depresión posdivorcio, el drama en Mallorca, los agobios en Europa, Alicia Paola, alguna que otra más, el helado, las pizzas, el amor, el engaño, pero sobre todo los amigos y el pasado. A veces siento que tengo muy pocos amigos pero que tampoco hago nada para remediarlo. Y es que no tengo tiempo, o mejor dicho, no tengo fuerzas ni ánimo para sacar tiempo. Siempre ha sido igual, desde que dejé de ser joven, ya me costaba dedicarle tiempo a todos mis amigos. Llegaba el fin de semana y prefería pasar tiempo con mi pareja o con mis amigos más cercanos, el resto me aburría, porque me aburre la conversación casual. Esa que no pasa del cómo está todo, el trabajo y demás. Prefiero mis amigos cercanos, esos que al minuto ya estamos hablando de cosas personales, importantes, profundas o de simples chorradas, pero nunca casuales. Conversaciones que produzcan sensaciones, las casuales me dan sueño.

Me voy a dormir desde otra perspectiva después de haber repasado más de dos años entre dos costillas, chorizos y un vacío.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Relato

Una respuesta a “Mi carne

  1. Cris

    Oye, oye, la prox invitas. Jajajaja… Abrazo…y de pocos amigos somos muchos, pero con los que hay…se pasa bien. Sean uno o dos…ahi siempre estan. Te quiero. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s