La esencia

La esencia, esa maldita esencia que vengo escuchando los últimos tiempos, esa esencia que ayer salió a flote incontrolable, sigilosa, se fue haciendo fuerte para tomar posesión de mí por completo. Cuando quise darme cuenta era demasiado tarde. El aburrimiento, el ego, la inseguridad, ese ser caprichoso, infantil hasta cierto punto. Egoísta. Lección aprendida. Hoy me arrepiento, solo era una pelea más, media hora más. Debo confesar, disculparme, necesito trabajar en esa esencia.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión, Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s