Miguel Ríos es mío

Hoy no me importa llorar escuchando Miguel Ríos toda la noche. “No estás sola” como aquellas noches frías de Calas de Mallorca, donde me imaginaba una ciudad con edificios altos, en la noche, con cientos de luces iluminando las ventanas y dentro de una de ellas una mujer sola, en su cama de sábanas de seda, triste, perdida. Soñaba con un mundo tan grande, inalcanzable, sentía que yo vivía tan lejos de todo. Imaginaba intercambiar mi vida con aquellas caras extrañas que veía por las calles desde la ventana del coche de mi padre. Intentaba pensar cómo serían sus vidas, serían tan diferentes a la mía, me preguntaba. “Amor por computadora” yo jugaba a ser mayor, a encontrar mi otra mitad creada por un ordenador, como la de la película. Alta, con el pelo largo, ondulado y oscuro. Miguel Ríos me acompañó durante tantas noches que ahora no puedo evitar sentir una gran nostalgia. Me recuerda a mi tío, a mi padre joven y fuerte, a mi madre y su risa interminable. Recuerdo un día en el colegio algún gilipollas dijo que Miguel Ríos se drogaba en los conciertos “eres un imbécil -le dije, Miguel Ríos no se droga nunca, imposible”. Quedé devastado de su convicción. ¿Se drogaría Miguel Ríos, mi ídolo? No puede ser, no puede ser. Todavía hoy no dudo de él.

Siempre quise ser como Miguel Ríos. Desde aquella noche en Benidorm, yo tendría cinco años y TVE1 pasaba el concierto en vivo, el Rock and Ríos. Mi madre insistía en que me fuera a dormir, sería tardísimo, pero yo no me moví del sofá hasta que tocó Bienvenidos, la última canción del concierto. Lo recuerdo como si fuera ayer. Miguel Ríos es mi niñez, me enseñó la música, el rock. Cuando regrese en otra vida quiero hacerlo en él, al menos en los años ochenta para crear de nuevo Los viejos roqueros nunca mueren, Extraños en el escaparate, el Rock and Ríos, El rock de una noche de verano, La encrucijada o El año del comenta. Nada más, luego puedo morir tranquilo.

He vagago mucha veces por la ciudad, extasiado en el bullicio como Boabdil el chico.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s