El túnel

Es extraño como esa luz al final del túnel en algunas ocasiones significa vida y en otras, muerte. La solución a todos nuestros problemas. Un túnel oscuro, ruidoso, pero con una luz de esperanza al final, una luz de vida, una luz de paz que nos dejará vivir con calma hasta la entrada del siguiente túnel. Por otro lado, queramos creerlo o no, aquellos que han estado más allá que acá, y han vivido para contarlo, siempre hablan de una luz, de un túnel y una luz brillante, muy fuerte, que los atraía. Ese túnel es calmado, un túnel de paz, un camino sordo y agradable con una luz de fondo, una luz llamada muerte. Creerlo es un acto de fe porque nadie ha podido probar que así nos vamos. Algunos lo han recreado en el cine y de ahí la imagen en nuestra mente. En ese túnel, hoy me preguntó por mis hijos, una de las pocas frase lúcidas de los últimos días. No sé si ya ve la luz, pero nosotros aquí vemos como poco a poco, la suya se va apagando. Ojalá pudiera usar este túnel de perspectiva para que la próxima vez que me vea dentro de uno pueda agradecer que la luz al final del mismo es la de vida y no de muerte.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s