El fútbol

Me encanta el fútbol. Jugar al fútbol me produce unas sensaciones poco comparables con cualquier otra actividad. Correr me hace bien, me da fuerzas. Montar bici, nadar, jugar básquet, tenis, todas son actividades que disfruto, pero golpear un balón me hacer volver a la niñez. Se acaban los problemas. Es algo que hago bien, algo que me levanta la autoestima, de fútbol sé y lo demás son cuentos. El fútbol lo llevo dentro, no tengo que esforzarme. Las diagonales, parar el balón, levantar la cabeza, la portería, el gol.

Llegar al campo ayer después de casi un año sin jugar, ponerme las zapatillas, dar toques contra un compañero en el calentamiento me generó una alegría tremenda. La satisfacción de apuntar a un lugar y ver el resultado de un buen pase, un buen control, un gol, me hace ser mejor persona. Me pongo de buen humor. Disfruto como niño en un parque. Extraño el fútbol todos los días de mi vida y solo en estas reuniones de amigos, donde en realidad no sé si soy tan buen regateador o todos me dejan pasar por no joderme el riñón, es que puedo disfrutar del deporte que amo.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s