Domingo de cura

Ha sido una semana jodida. Creo que termino empatando el partido, teniendo en cuenta que hace muy poco esto hubiera significado una derrota por goleada. Mi padre me dijo (el día de mi cumpleaños) que mañana hablábamos, pero no se puso tampoco al teléfono al día siguiente. Tendré que esperar, imagino. Igual sigo el camino hacia esa firma, que a pesar de que es lo que quiero, hay días que mi ego me agarra el estómago y no lo suelta por horas. Mi domingo termina pero apretándome más abajo, por los huevos, mientras pienso si todo esto merece la pena y regresando una y otra vez al por qué, a pesar de que ya sé la respuesta. O quiero que creer que la sé.

Pero miro hacia atrás y sonrío. Solo quiero dos años más para estar mucho mejor, el doble mejor, o como decía mi abuel Pedro, una mitad más. Ahora solo necesito estar solo. Llorar en paz. Escuchar la música que me produce dolor. Y mañana estaré mejor. Un domingo cualquiera, de aquellos que no hacíamos nada, aquellos que tanto me agobiaban y ahora extraño. No quiero volver atrás. No quiero que me duela más. Bloqueo los comentarios porque no quiero escuchar a nadie. Ahora solo necesito estar solo. Por eso no respondo, porque no quiero motivaros a dejar más comentarios cuando lo que quiero es estar solo. Cuando me duele, nada puede cambiar esta sensación, tan solo la distancia, el tiempo. Tú me entiendes, ese que está despierto hasta tarde, que sufre al otro lado del teléfono todos los días, aguantando casi más por él que por mí. No sé donde estaría hoy sin esas miles de horas de conversación. Gracias. Llorar me hace bien. Imagino lo que nos faltó por vivir. Me siento solo pero arropado por mis hijos. Construyo algo que me ilusiona, aunque trato de no apresurarme. Espero algún día poder ser feliz, otra vez.

La conclusión me mata. El final me mata. Su ilusión me mata. No sé si algún día volveré a disfrutar los domingos, hoy, lejos de todo, cuento los minutos para que termine. Ya no quiero sentir más.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Los comentarios están cerrados.