Aquellos días

A veces me acuerdo del pasado, me entra la nostalgia, me dan ganas de volver a ser joven. Son esos días que la calle está cuesta arriba, que a pesar de estar soleado yo veo el cielo nublado. Por eso me fui a dormir temprano. O bueno, no tanto. Los viajes me están acabando. Los fines de semana no duermo, durante la semana no paro y el sueño se me acumula. Madrugué el sábado, me acosté tardísimo, dormí dos horas, el domingo no paré y en lo que va de semana no he descansado. Estoy fundido, y es entonces cuando me acuerdo del pasado, de aquellos días donde dormía sin parar, donde no tenía responsabilidades, esos días largos y aburridos.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Los comentarios están cerrados.