Archivo diario: Lunes, 29 octubre, 2012

Mi mejor amiga

Desde hace unos días que tengo en mente escribir de mi hermana. Y no porque haya recibido el reclamo, muy merecido, de nunca hacerlo en mi mortero, sino porque tanto ella con mi madre se lo merecen a pesar de que yo simplemente las de por hecho.

Mi hermana es mi mejor amiga. No tengo otra manera de describirla. A tu mejor amiga le cuentas todo, lo bueno y lo malo. A mi hermana es la primera persona a quien le comparto las locuras de mis hijos. Me encanta contarle porque sé que las disfruta tanto o más que yo, se ríe porque los quiere como si fueran sus hijos. También le cuento las cosas buenas que me pasan en el trabajo, porque no hay persona que esté más orgullosa de mí que ella, sin envidias, sin malas intenciones. Mi hermana me muestra su cariño cada vez que hablamos, siempre queriendo lo mejor para mí. Nunca con una mala intención, con un mal pensamiento, es una persona buena, de esas que ya no quedan. Mi hermana celebra mis victorias más que las suyas. A mi hermana le mando fotos de mi novia porque es la opinión que más me importa. Es la primera en enterarse de todo porque sé que recibiré su opinión honesta, aunque a veces no sea la que busco, pero sé que me la dirá de la mejor manera. A mi hermana también acudo en los peores momentos, de hecho, en los más bajos de mi vida, ella ha sido la que me ha sacado del fondo. Y me acerco a ella porque siento que no se cansa nunca de mí, nunca la aburro, no tiene límite para escucharme, para apoyarme, para empujarme a seguir adelante. Mi hermana, al igual que mi madre, es inagotable, como si no existiera en ellas ese límite al que llegamos las personas. Ellas nunca se cansan de complacer. Mi hermana nunca me dice que no a nada, sale de su camino para acomodar el mío, y yo no le doy las gracias todas las veces que debiera.

Mi hermana es mi mejor amiga, pero Alicia no es solo eso, por suerte tengo el orgullo de decir que ella es, mi hermana. Y la quiero como tal.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión, Relato