Archivo diario: Sábado, 27 octubre, 2012

New York

En otras ocasiones New York me ha gustado más, pero en realidad, para que me engaño, esta ciudad no me gusta. Principalmente porque todo va muy rápido. La gente habla rápido, los coches, el ruido, todo el mundo tiene prisa. Todos tienen un lugar donde ir, nadie pasea por la calle. A mí me gustan más la ciudades tipo pueblo, como Miami o incluso Chicago, donde la gente parece disfrutar más el tiempo.

Ayer me sobró entrar a ese restaurante carísimo, lleno de pipas de fumar, Keens stakehouse o algo así. Casi cien pavos por persona pagamos por ocho onzas de carne que comí, y a pesar que estaba muy rica, no dejaban de ser ocho onzas de carne. Luego nos fuimos al Meat parking district, donde me sobraron las cuatro horas que perdí dando vueltas viendo a la gente correr, literalmente, porque aquí la gente no pasea, todos corre por la acera. Vi disfraces, gente rara con cojones, ahh, porque eso también, en Nueva York hay gente rara para llenar un circo. Entramos a varios bares, cuando yo hubiera preferido estar en cama, pero ya en el que dije basta fue uno justo enfrente del paseo ese elevado tan chulo que hay al lado del Chelsea market, bueno, el sitio este estaba lleno de sujetadores colgados del techo, y más mierda en las paredes que en suelo de un taller mecánico. Un personaje la gorda de la barra, que paraba la música cada diez segundos para cantar y gritar con un altavoz de esos de mano. Pero que no estoy exagerando, terminaba todas las estrofas de las canciones y luego pegaba unos gritos estilo Marilyn Manson, bueno, bueno, que tía. La otra camarera, la de nuestra barra, tenía un subidón de coca de primera, una raya más y hubiéramos tenido que marcarnos la escena de Uma Thurman en Pulp Fiction. Mostrando la tetas, gritándole a toda la clientela, y luego se subían a la barra a bailar la gordis, la enchutada y otra con más dientes que un pura sangre con megáfono en mano y todo.

Pues nada, que en Nueva York nunca te aburres. Y a pesar de todo, es una ciudad fascinante, pero demasiado rápida para mí.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Relato, Viaje