Archivo mensual: octubre 2012

Halloween

Hoy saqué a mis hijos a pedir caramelos. Me encantan los disfraces, la noche de brujas o Halloween. All Hallows evening o All Hallows’ Eve, la víspera de todos los santos, o sea mañana, el día de mi cumple. Será por eso que me encanta este día. De joven me disfrazaba de mujer, no sé muy bien por qué. De más mayor de cualquier chorrada, pero siempre he disfrutado de los disfraces. Un día para salir de la monotonía, para saludar a la gente por los pasillos con una sonrisa, para fijarse en los demás, mirarlos a los ojos, repasarlos de arriba abajo. Es una oportunidad de conectar con todos, hacernos presentes. Me encanta las sensaciones que me produce el ir disfrazado. Varios años seguidos gané el premio al mejor disfraz en mi trabajo, cómo me reí. Mis hijos alucinan también. El mayor fue de vampiro y el pequeño de “undead” que creo que es de zombie o algo así. He comido todo el chocolate posible esta semana, demasiado, para sumarlo a una ya barriga grande.

Me hubiera encantado ver películas hasta tarde con Patricia, pero yo solo no tuve los huevos. Recordé aquellos días en Mallorca cuando veíamos pelis de miedo toda la noche en casa de los colegas. Todos tirados en el suelo, entre mantas y manos juguetonas. Quizá las hamburguesas y las películas de terror eran la excusa para meternos mano.

Ya se acaba el año, mi parte favorita, thanksgiving, navidad, etc.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Relato

Aquellos días

A veces me acuerdo del pasado, me entra la nostalgia, me dan ganas de volver a ser joven. Son esos días que la calle está cuesta arriba, que a pesar de estar soleado yo veo el cielo nublado. Por eso me fui a dormir temprano. O bueno, no tanto. Los viajes me están acabando. Los fines de semana no duermo, durante la semana no paro y el sueño se me acumula. Madrugué el sábado, me acosté tardísimo, dormí dos horas, el domingo no paré y en lo que va de semana no he descansado. Estoy fundido, y es entonces cuando me acuerdo del pasado, de aquellos días donde dormía sin parar, donde no tenía responsabilidades, esos días largos y aburridos.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Mi mejor amiga

Desde hace unos días que tengo en mente escribir de mi hermana. Y no porque haya recibido el reclamo, muy merecido, de nunca hacerlo en mi mortero, sino porque tanto ella con mi madre se lo merecen a pesar de que yo simplemente las de por hecho.

Mi hermana es mi mejor amiga. No tengo otra manera de describirla. A tu mejor amiga le cuentas todo, lo bueno y lo malo. A mi hermana es la primera persona a quien le comparto las locuras de mis hijos. Me encanta contarle porque sé que las disfruta tanto o más que yo, se ríe porque los quiere como si fueran sus hijos. También le cuento las cosas buenas que me pasan en el trabajo, porque no hay persona que esté más orgullosa de mí que ella, sin envidias, sin malas intenciones. Mi hermana me muestra su cariño cada vez que hablamos, siempre queriendo lo mejor para mí. Nunca con una mala intención, con un mal pensamiento, es una persona buena, de esas que ya no quedan. Mi hermana celebra mis victorias más que las suyas. A mi hermana le mando fotos de mi novia porque es la opinión que más me importa. Es la primera en enterarse de todo porque sé que recibiré su opinión honesta, aunque a veces no sea la que busco, pero sé que me la dirá de la mejor manera. A mi hermana también acudo en los peores momentos, de hecho, en los más bajos de mi vida, ella ha sido la que me ha sacado del fondo. Y me acerco a ella porque siento que no se cansa nunca de mí, nunca la aburro, no tiene límite para escucharme, para apoyarme, para empujarme a seguir adelante. Mi hermana, al igual que mi madre, es inagotable, como si no existiera en ellas ese límite al que llegamos las personas. Ellas nunca se cansan de complacer. Mi hermana nunca me dice que no a nada, sale de su camino para acomodar el mío, y yo no le doy las gracias todas las veces que debiera.

Mi hermana es mi mejor amiga, pero Alicia no es solo eso, por suerte tengo el orgullo de decir que ella es, mi hermana. Y la quiero como tal.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión, Relato

Le voy a hacer caso

Escorpión

Durante este ciclo de cumpleaños en que tienes a Saturno en tu signo este tránsito de Venus es un verdadero regalo cósmico pues llega a tu vida en el mejor momento, inspirándote, ayudándote a verlo todo con más optimismo y contribuyendo a que saques de tu realidad lo que te impide salir adelante. Tendrás unos días inolvidables.

Recomendación: Abrir tu corazón a lo nuevo, eliminar las actitudes sospechosas y desconfiadas que son tan desagradables y afirmarte en lo positivo que tienen quienes se te acercan a tu lado.

Deja un comentario

Archivado bajo Curioso

New York

En otras ocasiones New York me ha gustado más, pero en realidad, para que me engaño, esta ciudad no me gusta. Principalmente porque todo va muy rápido. La gente habla rápido, los coches, el ruido, todo el mundo tiene prisa. Todos tienen un lugar donde ir, nadie pasea por la calle. A mí me gustan más la ciudades tipo pueblo, como Miami o incluso Chicago, donde la gente parece disfrutar más el tiempo.

Ayer me sobró entrar a ese restaurante carísimo, lleno de pipas de fumar, Keens stakehouse o algo así. Casi cien pavos por persona pagamos por ocho onzas de carne que comí, y a pesar que estaba muy rica, no dejaban de ser ocho onzas de carne. Luego nos fuimos al Meat parking district, donde me sobraron las cuatro horas que perdí dando vueltas viendo a la gente correr, literalmente, porque aquí la gente no pasea, todos corre por la acera. Vi disfraces, gente rara con cojones, ahh, porque eso también, en Nueva York hay gente rara para llenar un circo. Entramos a varios bares, cuando yo hubiera preferido estar en cama, pero ya en el que dije basta fue uno justo enfrente del paseo ese elevado tan chulo que hay al lado del Chelsea market, bueno, el sitio este estaba lleno de sujetadores colgados del techo, y más mierda en las paredes que en suelo de un taller mecánico. Un personaje la gorda de la barra, que paraba la música cada diez segundos para cantar y gritar con un altavoz de esos de mano. Pero que no estoy exagerando, terminaba todas las estrofas de las canciones y luego pegaba unos gritos estilo Marilyn Manson, bueno, bueno, que tía. La otra camarera, la de nuestra barra, tenía un subidón de coca de primera, una raya más y hubiéramos tenido que marcarnos la escena de Uma Thurman en Pulp Fiction. Mostrando la tetas, gritándole a toda la clientela, y luego se subían a la barra a bailar la gordis, la enchutada y otra con más dientes que un pura sangre con megáfono en mano y todo.

Pues nada, que en Nueva York nunca te aburres. Y a pesar de todo, es una ciudad fascinante, pero demasiado rápida para mí.

2 comentarios

Archivado bajo Relato, Viaje

6 millas en Newport, NJ

 

Esas si fueron alucinantes. La vista, el clima, la brisa. Limpié mi ipod y disfruté de seis millas de nuevas canciones y nuevas sensaciones. Más o menos una hora, tampooooco fui taaan rápido, pero la catalogo como una de mi diez mejores corridas, incluyendo los toros.

Foto.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

El ángel

Me dicen que tengo un ángel. No sé muy bien qué es, pero lo cierto es que todo pasa por algo. A pesar de que a mí me gusta estirar lo gomita, y cuando aún más de una vez se ha roto, con el paso del tiempo compruebo que justo lo que necesitaba era que se rompiera. He jugado con una goma los últimos meses, pero ésta sí espero que no se rompa. Hoy empiezo, esta vez ya sí de verdad, ha llevar la goma a su estado natural. Por fin le doy un descanso a ese ángel que lo he tenido haciendo horas extras como loco.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión, Relato