Archivo diario: Viernes, 14 septiembre, 2012

Vilna, la ciudad de contrastes

Lituania es un país de contrastes. Sus paisajes fríos y grises chocan con sus gratos intentos de acercarse a la colorida comunidad europea, aunque sea a penas con unas orgullosas banderas azules con estrellas doradas. Las carreteras rotas y con huecos comunican el mundo occidental con el que alguna vez fue rojo podrido. La ciudad es pequeña, Vilna, la capital, a penas quinientos mil habitantes y nadie pasea por las calles en la noche. Separadas por el río Vilnia, la ciudad nueva y la ciudad vieja, ésta declarada patrimonio de la humanidad, otra más en nuestro viaje. A nuestra llegada por los extrarradios, la depresión se palpa en cada una de las sucias fachadas. Diseños del comunismo más conservador, ventanas viejas y rotas, puertas pintadas, fachadas que no pueden ocultar el paso del sistema más desgastador y austero. Sus calles sucias conducen a un centro de la ciudad que parece haber sido escenario de cualquier película de Disney. Iglesias doradas, fachadas preciosas, puertas adornadas con los más bellos cristales. Calles de adoquines, farolas de diseño, edificios de cuentos de hadas. Un barrio pequeño, pintoresco, que puede ser caminado en menos de una hora. Una pequeña joya rodeada de mucha tierra triste. Por momentos me hace recordar a como me he sentido en los últimos días.

1 comentario

Archivado bajo Viaje