Vivo en la carretera

Día en la carretera. Más de quinientos kilómetros desde Cracovia, Polonia a Vilna, Lituania, que nos tomaron más de doce horas en recorrer. El problema es que salimos dirección Minsk, Bielorrusia pero al llegar a la frontera no nos dejaron pasar. No por que éramos feos, en realidad no había nadie tan guapo en toda la zona fronteriza y lo más probable en Bielorrusia, sino porque el coche era alquilado y no se pueden pasar autos que no estén registrados a nombre del propietario. Esa es la mejor manera de fomentar el turismo, bien por la cámara turística bielorrusa. En fin, que tuvimos que dar la vuelta e ir bordeando la frontera, por las carreteras más inmundas que jamás he manejado. Dos carriles estrechos, a penas un arcén, con camiones de dieciocho o más ruedas manejando a más de cien kilómetros por hora, solo cuando tratabas de adelantar, cuando no, iban a setenta. Horas y horas detrás de camiones, autos manejados por el estilo universal femenino, curvas, baches. Un infierno. Horas sin encontrar un restaurante. Pasábamos pueblos y pueblos, pero ninguno tenía un maldito lugar para comer. Por fin encontramos un hueco lleno de hombres raros con chaquetas negras y ropas deportivas. Ya estábamos en Rusia dijimos, bueno o lo más parecido, Lituania. La gente comía con la boca cerca del plato, agarrando la cuchara bien abajo, sin levantar la cabeza en ningún momento como queriendo ocultar la cara. Por fin, doce horas después de nuestra salida en Varsovia llegamos a Vilna, Lituania. Fuimos a cenar a un lugar “español” llamado California con música de amor gringa de los setentas y ochentas, lo más cursi posible. Por momentos pensamos que era un bar gay ya que no había una sola mujer y varios de los tíos estaban tan rusamente borrachos que se abrazaban y daban besos sospechosos. Comimos un pulpo a la gallega más duro que el cartón de la caja de zapatos y una paella vegetariana que ofendía. Nos fuimos a dormir bien tarde.

1 comentario

Archivado bajo Viaje

Una respuesta a “Vivo en la carretera

  1. Cris

    El pulpo te salio duro y el arroz no era ni amague de paella….simplemente porque no sabias ni para donde ibas y creias que en la carretera solo conducian mujeres !!! Jaaaaaajajja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s