Polonia, en silencio

Solo pienso en el hoy, en los edificios, las calles y su música. Nos quedan todavía muchos días de viaje pero los estoy viviendo como si nos quedara uno, con intensidad, caminando rápido por todos los rincones peculiares de estas ciudades silenciosas. La gente camina callada, nadie grita, no se oyen conversaciones, tampoco la música de los comercios. Todo es meloso, tranquilo. Los polacos hablan tosco, con una lengua rusa. En cambio las polacas lo hacen dulcemente. Son vergonzosos, cerrados, como si vivieran recordando un pasado que quieren olvidar. No hemos conocido a nadie. No hemos hablado con nadie más allá de un ¨scramble eggs please¨o ¨dónde queda la plaza mayor¨. No puedo decir que sé como son los polacos, son todo impresiones desde lo lejos. Pero es justo lo que necesitaba, un sitio tranquilo, para escuchar mis pensamientos, bueno, y las argentinadas de mi compañero.

A ti Alicia, te extraño.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s