Archivo mensual: septiembre 2012

Gran día

Me encanta la precisión con la que se hacen las cosas en la NFL. Desde los comerciales de televisión hasta como la policía escolta los autobuses de jugadores y prensa de camino al estadio o al aeropuerto. Disfruto mucho lo que hago. El primer cuarto del partido duró cuarenta minutos pero juro que sentí que había durado diez minutos. Perdimos el partido, pero da igual, porque me lo pasé en grande.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

Encontrando alguna que otra verdad

Lo más probable en unas horas me olvide de Sam Childers y su batalla en contra de Kony en el sur de Sudán. Porque a mí me afectan estas cosas pero no lo suficiente, luego regreso a mi Mac, a mis deportes y a mis tonterías. Siempre he sentido que algún día haré algo por alguien, algo importante, siempre he tenido esa sensación. Pero lo más probable nunca pase porque soy un egoísta y un cagón. Porque me importa mucho el dinero, mi dinero, y mis cosas, mis chorradas que para mí son importantes. Porque no tengo huevos para donar dinero, mucho menos hacer algo por alguien. Me pongo excusas de que esos negocios son turbios, de que seguro hay un interés detrás de todo eso, de que mejor me regreso a mis pizzas, mi sushi y mi mortero. Mejor escribo cómo me siento y me acuesto a dormir hasta que se me pase. Porque lo que a mí me importa es el siguiente cheque, para pagar mis cosas, mi casa y la educación de mis hijos.

Siempre me he sentido diferente. No estoy a gusto. No comparto con la mayoría de las cosas “normales” que hacemos todos. Odio los pijos y las fiestas. Me cagan los ricos y los restaurantes caros. Odio los políticos, la policía y los dictadores. Detesto la gente tonta, los superficiales y los vagos. Me cago en la gente falsa, las mentiras y las cabronas que me hacen daño. Pero imagino que no estoy demasiado a disgusto, tan solo lo necesario para estar un grado de mal humor siempre, pero no lo suficiente para hacer algo al respecto. Mejor huyo y me escondo en mi playstation, mi computadora o mi trabajo, cosas que tampoco me hacen feliz. Pero pronto se me olvidará, porque una película no es suficiente para abandonarlo todo y hacer algo importante en la vida. Gastar dinero, eso es importante en mi vida. Comer. Escribir. Lo más probable mi hermano tenga razón, no termino nada, busco y busco, pero no termino nada. Lo más cercano a una farsa. Y las cosas que tengo, son importantes, ¿para quién? ¿a quién le importan? ¿a quién ayudan? El mundo sigue, los niños mueren pero yo tengo hambre y me tengo que ir a cenar. Lo más probable entre mi hamburguesa y una coca-cola se me olvide el nombre de Sam Childers, Machine Gun Preacher, the White Preacher y de todos los niños que ha salvado.

Yo seguiré en mi farsa. Seguiré diciéndome lo importante que es llegar a tiempo a las reuniones, que gane el Madrid o escribir mi mortero diario. Quisiera tener los huevos para ser feliz. Quisiera saber cómo ser feliz. Cuando lo tenía todo no era feliz. Ahuyenté a mi mujer y no soy feliz. Creo que lo tengo todo para ser feliz, pero viajo por mi día sin serlo. Me pregunto por qué, pero no lo sé. Me chupa un huevo mi ex, Alicia, June y todas las demás. No son la razón de mi infelicidad. O quizá sí. Quizá todo esto es una señal. Señal para entender que vivo esperando a tres mujeres con las que no quiero estar. Búscame. Las tres recibieron la misma última palabra. Solo para tranquilizar mi ego, mi narcisismo. Pero las tres me rechazaron y están con otros. Y yo empeñado en que me busquen. Cuando lo más probable no quiero estar con ellas, o al menos al escribirlo siento un alivio, exacto, no quiero estar con ellas. No quiero que me busquen porque no soy feliz con ellas. Y si ellas desaparecen, ¿seré feliz? Volverán mis chorradas a ser importantes, aunque los niños sigan muriendo. No lo sé, pero por lo pronto me siento bien sabiendo que no quiero que aparezca ninguna. Tuvieron su oportunidad y no la aprovecharon.

4 comentarios

Archivado bajo Reflexión

Mi equipo

Ha sido una semana jodida. Compañeros han perdido trabajo, por momentos pensé que yo también, pero me di cuenta a tiempo. Los meses perdidos me pasaron factura, pero varias noches sin dormir me dieron lugar para pensar y rectificar.

Hoy viajé a Phoenix, Arizona con los Dolphins. Acojonante. En el avión charter de American Airlines con el equipo, en un aeropuerto privado, subiendo por aquella famosa escalerilla y servicio de primera clase en todo el avión. Ni mensaje de emergencia, ni abróchense los cinturones, ni apaguen los aparatos electrónicos. Nada de esas chorradas, esas son para los otros vuelos de verdad. Eso parecía el autobús con el que íbamos a las excursiones del colegio, la gente con su música, de pie, caminando, sentados en los apoyabrazos, riendo. De puta madre. Saliendo por la puerta de atrás, la prensa, por la de delante, los jugadores. Nada más bajar la escalerilla, un tío en la puerta de uno de los cuatro autobuses con un sobre con la llave de tu habitación y la credencial del partido. A toda hostia por las calles de Phoenix escoltados por la policía. La gente nos miraba como si fuéramos estrellas de rock. Entrada exclusiva al hotel con fanáticos en el lobby. Esa sensación de ser parte de algo, de un equipo, maravillosa.

2 comentarios

Archivado bajo Relato, Viaje

Ese angel

Porque todo pasa por algo. Y aquel día no supe por qué, pero hoy ya me quedó claro. Por eso me alegro tanto de estar donde estoy porque sino lo hubiera perdido todo. Han sido tres meses extraños, ahora me alegro tanto de haber llegado a este lugar. Todas las señales. Como dice un amigo, tengo un angel. Ahora a recuperar el terreno perdido.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión

Día extraño

De broncas y reuniones. Descontrol.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Y me di cuenta

Por eso rectifiqué lo que comencé el lunes porque no quiero hacerle a alguien, lo mismo que me hicieron a mí.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Feliz

Eso, mama I’m coming home. Esta letra me la dedico. Hoy tengo grandes noticias, las mejores que podía recibir. Años esperando encontrar esto y por fin, hoy recibo esta noticia, única, estoy feliz. Mama, I’m coming home. Podrías haber sido un mejor amigo, pero tampoco lo fui yo. Me hipnotizaste por el fuego de tus ojos. Me hiciste llorar, me mentiste, pero mama, I’m coming home. Gracias. Gracias por esta noticia. Ya dije que estoy feliz, sí, pero es más que eso. I’ve seen your face a hundred times, everyday we’ve been apart. Letra perfecta para estas noticias. Gracias. Esto es lo que tiene la música, siempre me acompaña, siempre encuentro un momento, un lugar para que todo tenga sentido.

Me largo de marcha, sí, un lunes. Me voy con unos colegas, me voy a disfrutar este buen momento.

Times have changed and times are strange
Here I come, but I ain’t the same
Mama, I’m coming home
Times gone by seem to be
You could have been a better friend to me
Mama, I’m coming home

You took me in and you drove me out
Yeah, you had me hypnotized, Yeah
Lost and found and turned around
By the fire in your eyes

You made me cry, you told me lies
But I can’t stand to say goodbye
Mama, I’m coming home
I could be right, I could be wrong
Hurts so bad, it’s been so long
Mama, I’m coming home
Selfish love yeah we’re both alone
The ride before the fall
But I’m gonna take this heart of stone
I just got to have it all

I’ve seen your face a hundred times
Everyday we’ve been apart
I don’t care about the sunshine, yeah
‘Cause Mama, Mama, I’m coming home
I’m coming home

You took me in and you drove me out
Yeah, you had me hypnotized
Lost and found and turned around
By the fire in your eyes

I’ve seen your face a thousand times
Everyday we’ve been apart
I don’t care about the sunshine, yeah
‘Cause Mama, Mama, I’m coming home
I’m coming home
I’m coming home
I’m coming home

Deja un comentario

Archivado bajo musica, Reflexión