Archivo mensual: septiembre 2012

Gran día

Me encanta la precisión con la que se hacen las cosas en la NFL. Desde los comerciales de televisión hasta como la policía escolta los autobuses de jugadores y prensa de camino al estadio o al aeropuerto. Disfruto mucho lo que hago. El primer cuarto del partido duró cuarenta minutos pero juro que sentí que había durado diez minutos. Perdimos el partido, pero da igual, porque me lo pasé en grande.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

Encontrando alguna que otra verdad

Lo más probable en unas horas me olvide de Sam Childers y su batalla en contra de Kony en el sur de Sudán. Porque a mí me afectan estas cosas pero no lo suficiente, luego regreso a mi Mac, a mis deportes y a mis tonterías. Siempre he sentido que algún día haré algo por alguien, algo importante, siempre he tenido esa sensación. Pero lo más probable nunca pase porque soy un egoísta y un cagón. Porque me importa mucho el dinero, mi dinero, y mis cosas, mis chorradas que para mí son importantes. Porque no tengo huevos para donar dinero, mucho menos hacer algo por alguien. Me pongo excusas de que esos negocios son turbios, de que seguro hay un interés detrás de todo eso, de que mejor me regreso a mis pizzas, mi sushi y mi mortero. Mejor escribo cómo me siento y me acuesto a dormir hasta que se me pase. Porque lo que a mí me importa es el siguiente cheque, para pagar mis cosas, mi casa y la educación de mis hijos.

Siempre me he sentido diferente. No estoy a gusto. No comparto con la mayoría de las cosas “normales” que hacemos todos. Odio los pijos y las fiestas. Me cagan los ricos y los restaurantes caros. Odio los políticos, la policía y los dictadores. Detesto la gente tonta, los superficiales y los vagos. Me cago en la gente falsa, las mentiras y las cabronas que me hacen daño. Pero imagino que no estoy demasiado a disgusto, tan solo lo necesario para estar un grado de mal humor siempre, pero no lo suficiente para hacer algo al respecto. Mejor huyo y me escondo en mi playstation, mi computadora o mi trabajo, cosas que tampoco me hacen feliz. Pero pronto se me olvidará, porque una película no es suficiente para abandonarlo todo y hacer algo importante en la vida. Gastar dinero, eso es importante en mi vida. Comer. Escribir. Lo más probable mi hermano tenga razón, no termino nada, busco y busco, pero no termino nada. Lo más cercano a una farsa. Y las cosas que tengo, son importantes, ¿para quién? ¿a quién le importan? ¿a quién ayudan? El mundo sigue, los niños mueren pero yo tengo hambre y me tengo que ir a cenar. Lo más probable entre mi hamburguesa y una coca-cola se me olvide el nombre de Sam Childers, Machine Gun Preacher, the White Preacher y de todos los niños que ha salvado.

Yo seguiré en mi farsa. Seguiré diciéndome lo importante que es llegar a tiempo a las reuniones, que gane el Madrid o escribir mi mortero diario. Quisiera tener los huevos para ser feliz. Quisiera saber cómo ser feliz. Cuando lo tenía todo no era feliz. Ahuyenté a mi mujer y no soy feliz. Creo que lo tengo todo para ser feliz, pero viajo por mi día sin serlo. Me pregunto por qué, pero no lo sé. Me chupa un huevo mi ex, Alicia, June y todas las demás. No son la razón de mi infelicidad. O quizá sí. Quizá todo esto es una señal. Señal para entender que vivo esperando a tres mujeres con las que no quiero estar. Búscame. Las tres recibieron la misma última palabra. Solo para tranquilizar mi ego, mi narcisismo. Pero las tres me rechazaron y están con otros. Y yo empeñado en que me busquen. Cuando lo más probable no quiero estar con ellas, o al menos al escribirlo siento un alivio, exacto, no quiero estar con ellas. No quiero que me busquen porque no soy feliz con ellas. Y si ellas desaparecen, ¿seré feliz? Volverán mis chorradas a ser importantes, aunque los niños sigan muriendo. No lo sé, pero por lo pronto me siento bien sabiendo que no quiero que aparezca ninguna. Tuvieron su oportunidad y no la aprovecharon.

4 comentarios

Archivado bajo Reflexión

Mi equipo

Ha sido una semana jodida. Compañeros han perdido trabajo, por momentos pensé que yo también, pero me di cuenta a tiempo. Los meses perdidos me pasaron factura, pero varias noches sin dormir me dieron lugar para pensar y rectificar.

Hoy viajé a Phoenix, Arizona con los Dolphins. Acojonante. En el avión charter de American Airlines con el equipo, en un aeropuerto privado, subiendo por aquella famosa escalerilla y servicio de primera clase en todo el avión. Ni mensaje de emergencia, ni abróchense los cinturones, ni apaguen los aparatos electrónicos. Nada de esas chorradas, esas son para los otros vuelos de verdad. Eso parecía el autobús con el que íbamos a las excursiones del colegio, la gente con su música, de pie, caminando, sentados en los apoyabrazos, riendo. De puta madre. Saliendo por la puerta de atrás, la prensa, por la de delante, los jugadores. Nada más bajar la escalerilla, un tío en la puerta de uno de los cuatro autobuses con un sobre con la llave de tu habitación y la credencial del partido. A toda hostia por las calles de Phoenix escoltados por la policía. La gente nos miraba como si fuéramos estrellas de rock. Entrada exclusiva al hotel con fanáticos en el lobby. Esa sensación de ser parte de algo, de un equipo, maravillosa.

2 comentarios

Archivado bajo Relato, Viaje

Ese angel

Porque todo pasa por algo. Y aquel día no supe por qué, pero hoy ya me quedó claro. Por eso me alegro tanto de estar donde estoy porque sino lo hubiera perdido todo. Han sido tres meses extraños, ahora me alegro tanto de haber llegado a este lugar. Todas las señales. Como dice un amigo, tengo un angel. Ahora a recuperar el terreno perdido.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión

Día extraño

De broncas y reuniones. Descontrol.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Y me di cuenta

Por eso rectifiqué lo que comencé el lunes porque no quiero hacerle a alguien, lo mismo que me hicieron a mí.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Feliz

Eso, mama I’m coming home. Esta letra me la dedico. Hoy tengo grandes noticias, las mejores que podía recibir. Años esperando encontrar esto y por fin, hoy recibo esta noticia, única, estoy feliz. Mama, I’m coming home. Podrías haber sido un mejor amigo, pero tampoco lo fui yo. Me hipnotizaste por el fuego de tus ojos. Me hiciste llorar, me mentiste, pero mama, I’m coming home. Gracias. Gracias por esta noticia. Ya dije que estoy feliz, sí, pero es más que eso. I’ve seen your face a hundred times, everyday we’ve been apart. Letra perfecta para estas noticias. Gracias. Esto es lo que tiene la música, siempre me acompaña, siempre encuentro un momento, un lugar para que todo tenga sentido.

Me largo de marcha, sí, un lunes. Me voy con unos colegas, me voy a disfrutar este buen momento.

Times have changed and times are strange
Here I come, but I ain’t the same
Mama, I’m coming home
Times gone by seem to be
You could have been a better friend to me
Mama, I’m coming home

You took me in and you drove me out
Yeah, you had me hypnotized, Yeah
Lost and found and turned around
By the fire in your eyes

You made me cry, you told me lies
But I can’t stand to say goodbye
Mama, I’m coming home
I could be right, I could be wrong
Hurts so bad, it’s been so long
Mama, I’m coming home
Selfish love yeah we’re both alone
The ride before the fall
But I’m gonna take this heart of stone
I just got to have it all

I’ve seen your face a hundred times
Everyday we’ve been apart
I don’t care about the sunshine, yeah
‘Cause Mama, Mama, I’m coming home
I’m coming home

You took me in and you drove me out
Yeah, you had me hypnotized
Lost and found and turned around
By the fire in your eyes

I’ve seen your face a thousand times
Everyday we’ve been apart
I don’t care about the sunshine, yeah
‘Cause Mama, Mama, I’m coming home
I’m coming home
I’m coming home
I’m coming home

Deja un comentario

Archivado bajo musica, Reflexión

Empieza otro

Todo empieza a tomar rumbo de nuevo. No me sorprende estar un poco bajo de ánimo, puesto que fueron casi tres meses intensos. Ya no pienso tanto durante el día, aunque sí me vienen muchas imágenes a la cabeza, sobre todo esas que hacen daño, con terceros, y que no debería ni traerlas aquí. A veces la busco por las redes, luego me la imagino indiferente, que ya todo esto no le importa, y cojo fuerza. En fin, me he propuesto dejar de escribir e intentar no pensar, pero al menos no traerla más a lugares donde la tengo que recordar constantemente. El tiempo dirá. Lo cierto es que la extraño y no sé cuánto me durará. Yo ahora sigo mi vida. Y hablando de ella, hoy disfruté como niño en una feria haciendo mi primer partido de temporada para los Dolphins, un sueño hecho realidad. Perdimos el partido pero me lo pasé en grande. Llevo comentando partidos en radio tres años y en todos he mirado el reloj para ver cuánto juego quedaba para irme a casa, este fue uno de los más largos que recuerdo, más de cuatro horas, y la verdad no quería que terminara. Voy a estar haciendo toda la temporada, si todo va bien, viajando a Arizona, Cincinati, San Francisco, Indianapolis, Bufalo, Nueva York y New England de aquí a finales de diciembre, estoy feliz, contento, realizado.

Tengo ganas de disfrutar a mis hijos, empezar a correr, cuidar mi comida, hablar los rollos importantes. A pesar del post pasado, en realidad es mi propósito pero a largo tiempo, ahora quiero estar solo, voy a estar solo, me voy a forzar a estar solo a pesar de que sigo teniendo el mismo objetivo. Pero por ahora voy a ver qué pasa de aquí a febrero. Empiezo otro de mis retos, esos que tanto me gustan.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Termina un viaje

Hoy regreso a casa después de más de dos semanas de aventuras. A medida que quedan atrás los días malos, suben en la superficie los momentos buenos de un viaje que será inolvidable. La convivencia ha sido jodida, pero a la vez enriquecida por profundas conversaciones, casi con uno mismo, al ser los dos que viajábamos tan parecidos. En realidad yo siempre bromeo de que él no existe, y que soy yo en el futuro dándome consejos a mí mismo. Pues en este viaje ha sido así. Él hablándole a si mismo pero joven y yo hablándole a un yo en el futuro. Además no tenemos fotos juntos para cuando me interroguen en el manicomio no tenga manera de probar de que no viajaba solo y de que no hablaba conmigo mismo.

Nos paró la policía dos veces. La segunda les soborné ofreciéndoles 130 litas, la moneda lituana. Se miraron, sonrieron y me dijeron que dejara la guita en la guantera. No corra tanto dijo uno en lituano mientras movía la palma de la mano de arriba abajo. Claro, claro les dije yo en murciano. Nos timaron dos tías, que luego entendimos que eran putas. Dormimos en la misma cama porque el hotel no tenía camas individuales. Nos perdimos una y otra vez. Me despertaron los mayores ronquidos jamás emitidos. Discutimos. Reímos. Vimos las mujeres más espectaculares de Europa. Fui fiel todo el viaje, como tenía planeado, a pesar de que la mitad del viaje no se consideró fidelidad, sino huída del sexo femenino. Vi los paisajes más hermosos que he fotografiado. Caminamos hasta más no poder.

Ayer culminé mi viaje en Amsterdam, ciudad a la que regresaré. Gratamente me sorprendieron las bicicletas, miles. Me decepcionó la cantidad de gringos, jóvenes muchos, con sus mochilas, esperando pasar esa semana que les cambie la vida. Demasiado comercial. Vi las putas en sus escaparates. Una casi me tira al canal por sacarle una foto. Todo muy plástico, muy comercial, me lo esperaba más pintoresco y acogedor. Para nada cogedor. Demasiado olor a marihuana, que por cierto detesto a más no poder, acto infantil e inmaduro.

Gracias por darme la oportunidad de ser feliz, quizá algún día quieras serlo conmigo, aunque no sé por qué me temo que tú ya no piensas en ese momento y emprendiste un camino sin retorno. Solo el tiempo nos dará la razón. Espero algún día recordar esta experiencia con cariño y sin dolor. De ti tomo lo aprendido y los momentos suaves que pasamos. Pero termina un viaje, regreso a casa para centrarme en lo que de verdad importa. Los que me importan. A los que les importo. Como me concedió la vieja en Cracovia, ser feliz, solo quiero ser feliz.

Deja un comentario

Archivado bajo Viaje

Quiero enamorarme

Algunos dirán que soy un cursi, otros un romántico sin sentido, incluso habrá quien piense que tengo algo de maricón. El caso es que puede ser que estén en lo correcto, espero que no en todo, pero lo más probable no anden lejos.

No me importa ser todas esas cosas solo por querer enamorarme, así como ya lo han hecho todos esos, que lo más probable sean los primeros en ponerme etiquetas. Porque solo los que están ya enamorados y hacen cosas de enamorados tienen derecho a estarlo. Los que deseamos pasear de la mano por los parques, hacer cenas románticas bajo la luna y las estrellas, esos que queremos despertar por el resto de nuestras vidas al lado de alguien que se ria cuando bailes, cuando cantes en la ducha o cuando te manches al comer, esos somos unos cursis. Los que queremos hacernos fotos graciosas por las calles, viajar a los pueblos más remotos solo para hacer el amor en un hotel sin calefacción, los que queremos ser queridos y apretados al entrar a un ascensor, los que queremos oler el pelo abrazados antes de dormir, esos somos unos románticos de mierda. Todos han hecho sus chorradas, y todas tuvieron sentido porque eran con la persona que amaban. Pero los que queremos sentir la piel erizada, los que queremos encontrar a alguien con quien compartir, con quien reír, con quien llorar, los que queremos ser felices al lado de alguien que se muera de orgullo por nosotros, esos somos unos maricones.

Yo algún día amé, pero no fue mi momento, o así lo quiero creer. Pero sigo ilusionado, me emociona pensar que encontraré a alguien para que todo tenga sentido. Quizá pasas por mi vida otra vez, no lo sé, pero tengo que respirar hasta que ese momento llegue, no puedo quedarme flotando en medio del lago. Disfruto mi vida, con todas mis fuerzas, estoy harto de escuchar que debo estar solo, a aprender a estar solo. Estoy hasta los huevos de estar solo. Puedo estar solo, simplemente opto por no estarlo. No quiero ir al cine solo. No quiero cocinar para mí solo. Disfruto mis hijos como nadie, pero quiero divertirme con una cómplice. Quiero ser feliz al lado de alguien. Me dirán cursi, romántico o maricón pero si así soy, quiero serlo enamorado.

Dido – Here with me

I didn’t hear you leave
I wonder, how am I still here?
And I don’t wanna move a thing
It might change my memory

Oh, I am what I am
I’ll do what I want, but I can’t hide
And I won’t go, I won’t sleep, I can’t breathe
Until you’re resting here with me

And I won’t leave and I can’t hide, I cannot be
Until you’re resting here with me

I don’t wanna call my friends
For they might wake me from this dream
And I can’t leave this bed
Risk forgetting all that’s been

Oh, I am what I am
I’ll do what I want, but I can’t hide
And I won’t go, I won’t sleep, and I can’t breathe
Until you’re resting here with me
[From: http://www.elyrics.net/read/d/dido-lyrics/here-with-me-lyrics.html%5D

And I won’t leave and I can’t hide, I cannot be
Until you’re resting here
And I won’t go and I won’t sleep, and I can’t breathe
Until you’re resting here with me

And I won’t leave and I can’t hide, I cannot be
Until you’re resting here with me

Oh, I am what I am
I’ll do what I want, but I can’t hide
And I won’t go, I won’t sleep and I can’t breathe
Until you’re resting here with me

And I won’t leave and I can’t hide, I cannot be
Until you’re resting here
And I won’t go and I won’t sleep, and I can’t breathe
Until you’re resting here with me

And I won’t leave and I can’t hide, I cannot be
Until you’re resting here with me

4 comentarios

Archivado bajo Reflexión, Viaje