Llegué a Barcelona

Este día, sábado, llegué a Barcelona con la idea romántica de pasear por sus calles. Ya cometí el error de pasar el día en Madrid cuando viajé en noviembre y ahora volví a cometer el error pero esta vez en Barcelona. Después del estrés de los días previos al viaje, la tortura de las ocho horas de vuelo, llegar a España a las nueve de la mañana, lo que son las tres de la madrugada en Miami y pensar que puedo pasear durante toda mi noche de sueño y disfrutarlo, es una verdadera utopía. Al final, una paella en un típico restaurante de Las Ramblas, Los caracoles, saló el día.

Deja un comentario

Archivado bajo Viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s