Archivo mensual: julio 2012

Domingo de lluvia

Borré correos, y más correos.

1 comentario

Archivado bajo Relato

Protegido: Capricornio

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Archivado bajo Reflexión

Y por fin dormí

Después de un largo día, de muchas noches sin dormir, ayer pude pegar ojo.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Un ejemplo

Y quizá debería estar molesto con el destino, Dios o la vida, por como han hecho que sucedan las cosas, pero al contrario, doy gracias por lo que me ha tocado vivir. Doy gracias por habérmelo dado, a pesar de las broncas y nuestras diferencias, doy gracias porque todo lo que sé para ser mejor padre y persona se lo debo a él. No maldigo, ni le debo a nadie nada, solo hago recuento de lo que me enseñó el tiempo. Es una mierda que sucediera así, es otra mierda pensar en un futuro con su ausencia, pero yo no tendría un presente sin sus tantas ayudas y decisiones. Los grandes momentos de mi vida están marcados por su voz y sabiduría. Siempre aplicando el sentido común, analizando todas las situaciones, sin equivocarse.

Yo solo espero poder ser la mitad de buen padre, espero poder guiar a mis hijos un poco peor de cómo yo fui guiado, apoyarlos algo parecido al apoyo que yo sentí, y aún así llegaré a ser el mejor padre del mundo.

4 comentarios

Archivado bajo Reflexión

A la distancia

Nunca digas, nunca.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Muy mal

Día jodido.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Protegido: A tu lado

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Archivado bajo Reflexión

Tengo treinta y cinco

Hoy me acordé de la muerte, sin saber muy bien por qué, ya que me siento más vivo que nunca. Pero me acordé de la muerte, mientras veía fotos de mi tío. Será porque hace una semana me di cuenta que voy a cumplir treinta y siete este año, y es que yo vivía convencido de que tenía treinta y cinco, y no, tengo treinta y seis. Me di cuenta que mi tío va a cumplir cincuenta y siete, un número que me suena ya muy cerca, además de que me recuerda a la muerte. Cuando pienso en la muerte pienso en mi tío, porque me duele extrañarlo. No se va a morir, ni yo tampoco, pero el hecho de pensarlo me produce un dolor en el pecho, como un vacío, un dolor profundo de añoranza. Quizá es por lo que lo extraño a menudo, que entonces lo proyecto al día que alguno falte. Pero ese es el cariño de verdad, el de pensar en la ausencia y que duela.

Justo ahora acabo de preguntarle a Alicia si tengo treinta y cinco o treinta y seis. Soy tan desastre que me he estresado con un año de antelación, porque gracias a la calculadora de su teléfono acabo de confirmar que todavía tengo treinta y cinco. Mientras introducía los números en el teléfono me dio una ansiedad aguda, como si mi próxima depresión dependiera del resultado de la resta, 2012 menos 1976. Y por suerte dio treinta y cinco.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

However far away…

Deja un comentario

Archivado bajo musica

Protegido: Una disculpa

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Archivado bajo Reflexión