Si no tuviera a mis hijos

Culmina una semana de lujo con mis hijos. Sus risas, su piel tostada por el sol, la piscina, los pelos de Sebas. No importa que mecione lo que los quiero, ya lo sabéis, pero esta semana creo que los quise aún más. Necesitaba pasar este tiempo con ellos después de tantos viajes y salidas.

Marcos es un hombre pequeño, me habla queriendo ser mayor, a pesar de que es un payaso como era y es su padre. Ayer se arrancó otro diente, ya van dos que se le “caen” en tres días. Estaba feliz, deseando llegar al campamento para contarle a sus amigos. Es un abogado, como también lo fue y es su padre. Ayer me convenció de que tenían que ir a dormir a casa de su abuela porque la extrañaba, porque ya habían dormido seis días conmigo y “necesitaban” ver a sus primos. Sebas me llama papa, con acento en la primera a. Así como los gitanos llama a su “apa”, él me dice papa. Se cuela en mi cama a las seis de la mañana, se tumba en mi pecho, me rodea la cabeza con sus brazos y me dice “I love you papa”. Así nos quedamos “dormidos” hasta las siete. ¿Cómo me voy a quejar?

En algún momento, no hace mucho tiempo, dudé de si podría ser papá soltero, custodia compartida, las tareas, las comidas, las mochilas y lavadoras. Sería mucho más fácil verlos dos días de vez en cuando. Sería más fácil no trabajar, no tener que ir al médico, sería más fácil no hacer deporte y estar en forma. Sería más fácil no leer y saberlo todo. Pero entonces no sabríamos la satisfacción que produce terminar una carrera, o un libro, o un proyecto. Tampoco sabríamos la sensación que produce ver crecer a tus hijos, verlos durmiendo, despeinados en las mañanas o recién bañados en las noches. La cara manchada de galletas Oreo, las picadas de mosquito en las piernas, el pelo cubriéndole los ojos. No sabríamos lo que es querer a un niño en los momentos buenos y malos, descubrir la evolución de su personalidad, enseñarles a pasar el balón por debajo de las piernas o a inventarse cuentos antes de dormir. Si no tuviera a mis hijos no sería quien soy. Si no tuviera a mis hijos no entendería que la vida vale más que todo lo demás que creemos importante. Si no tuviera a mis hijos no podría reír, no sería feliz.

3 comentarios

Archivado bajo Reflexión

3 Respuestas a “Si no tuviera a mis hijos

  1. Cris

    Ya te habia escrito…algo paso…Gracias a la vida tienes el regalo mas hermoso que son tus hijos y repito mis palabras: eres un EXCELENTE – con mayusculas fijas-PAPA- con acento en la primera A. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s