Odio las despedidas

¿Será que se puede extrañar una idea? ¿Una ilusión? Pero una idea que todavía no has vivido o disfrutado.

No me gustan las despedidas. Es más, las odio. No le veo el sentido a tener que celebrar la despedida, me parece que es una manera injusta de hurgar en la herida. Pero a la gente le gustan, las despedidas, y abrazarse y llorar. Recordar los momentos pasados, reírse, y luego llegar a ese momento de pausa, de imaginarse el futuro lejos los unos de los otros, y los ojos se aguan, algunos lloran y otros sueltan bromas para romper la tensión. Más tarde llega la situación crucial de decir adiós, la cual yo suelo evitar, prefiero reír y dejarlo en un “nos vemos”. Mierda, las odio. Voy a una ahora y las odio. No puedo. Me pueden. Que mierda.

Hoy extraño una idea a futuro, además de extrañar a un amigo que se va a España.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión

2 Respuestas a “Odio las despedidas

  1. Cris

    Si, tampoco he comprendido mucho el celebrar una despedida…porque es un juego de alegrias por el pasado, tristeza por la ausencia y expectativa por el vacio. Igual, siempre hay motivos para reunir a los amigos – si es que los hay- y creer en ese “hasta pronto” o ” nos vemos” que puede suceder y mas hoy en dia, cuando existen todos los medios para mantener el contacto, si es que interesa. Yo diria “Buen viento, buena mar y si esta de la vida, nos volveremos a encontrar”.

  2. Anay

    Como diria Sabina: no hay nostalgia peor que anorar lo que nunca, jamas, sucedio. Mandame una postal (…) adios, cuidate!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s