Hoy se perdió mi hijo

Hice una tortilla con unos huevos que tienen más de un mes en el frigorífico. Espero no cagarme a media noche. Ya recibí los papeles de mi divorcio, y mientras los leía sentí una extraña ilusión de ver cada vez más cerca un paso importante que ya quiero dar, sentí libertad. Sentí el final de un capítulo. Tengo mucho trabajo. Mañana gana el Madrid. El puto Milan podía haberse esforzado un poco más. Las pipas que compré no me gustaron. Son esas de la bolsa grande, nada que ver con las bolsas individuales. Hoy registré a los niños para el campamento de verano. Carísimo la puta que lo parió. Hoy hice cinco flexiones de barra, ayer hice tres. Me siento más fuerte, a pesar de solo llevar dos semanas en crossfit. Y sí, voy a escribir mi novela Enano utilizando muchos de mis morteros. Se va una de mis roommates. Voy a pasar a los niños a su antigua habitación. No estoy cerrado a ofertas pero de momento voy a disfrutar el espacio de mi casa.

Que bien me sienta la distancia. Porque he puesto distancia con todos. Por lo menos hasta septiembre ¿por qué? No sé, quizá porque quiero disfrutar mi viaje. Pero con tan solo dos días de espacio ya me siento mejor. En mi cabeza hay espacio para mis cosas cotidianas.

Hoy se perdió Sebas en Key Mart, un supermercado gigante que hay al lado de casa de mi ex. Yo estaba con él en el teléfono, así fue la conversación:

–    Bueno Sebas, te quiero, dile a mami que se ponga.
–    No está.
–    Como que no está? No ves a mami?
–    No, I’m lost.
–    No está Marcos contigo?
–    No.
–    Y no ves a mami?
–    No. I’m lost.
–    Ok. Dónde estás?
–    En Keymart.
–    Ya sé, pero en qué parte?
–    Well, I see books and cheerios, and cereal. I see a lot of cereal.
–    Estás en el Keymart de al lado de casa de mami?
–    Ehhh? The one a little close and a little far too.
–    Ok. A ver, grita. Di MAMIIII. Llama a mami.
–    No.
–    Venga, grita. MAMIIIII
–    No.
–    Ok. Bueno, quédate ahí quieto que papi está a dos minutos del Keymart. Ok?
–    Ok.
–    Y como te fue en ajedrez hoy?
–    Good. I can use the King now.
–    Ok.
–    Mami is here. I found Mami, she was lost.
–    Oh ok. You found mami? Great. A ver, ponme a mami.

Y ya dejé de sudar, justo cuando llegaba a la puerta del Keymart.

4 comentarios

Archivado bajo Relato

4 Respuestas a “Hoy se perdió mi hijo

  1. Cris

    Que bueno que Sebas le hizo el jaque-mate a su perdida…🙂

    Curioso, la vida me esta distanciando en menos de una semana de las dos personas que sentia mas cerca…-luego de haber pasado por un tiempo muy dificil-….pero lo bueno de todo es que por diferentes motivos y hechos, es por su bienestar ( y quizas el mio).
    De lo cual puedo rescatar que el tiempo – no importa cuanto-dedicado a soportarles y animarles en sus pasos fue positivo y desinteresado. Para eso son los amigos…

    Pero me queda la duda que algo habre hecho mal… o hay algo que no esta bien conmigo…(quizas la manera como aveces suceden las cosas…hace una semana un mal entendido y hace tres dias un “reversazo” en busca de lo que no se habia perdido (los autos no deberian tener la R de reversa sino la R de rapido).

    En fin, tal vez sea eso, debo encargarme y pensar en mi solamente….entender que eso es la vida. O al menos la mia.

    He estado siempre para apoyar y acompanar a los seres que quiero…llamense famiia, amigos, pareja…Pero en mi caminar he comprendido que estoy sola….y aunque no me guste…debo asumirlo y aprender de ello. Naci para la soledad literalmente, quizas es el reto que dejo mi madre al escoger entre su vida o la mia….y es la fortaleza y tendra que ser la virtud que me ayude a avanzar.

    Regreso a ese silencio predestinado que aveces carcome lo cotidiano, regreso a mis lineas y a mi voz alta en medio de la nada expresando a los seres invisibles, lo que siento y que me pasa.

    Lo intente, saque la cabeza como el topo para mirar mas alla creyendo que en 7 meses habia adelantado el camino…y ahora con cierta tristeza la vuelvo a meter… pero aca adentro, en algun lugar de mi espacio debe estar la alegria…

    Desde la distancia…se te desea siempre lo mejor. Beso.

  2. Supongo que se trataba del pequeño. A mi me ocurrió también, en un centro comercial. Estábamos mirando peces en una tienda que apestaba a comida de peces, cloro, humedad, pequeña y sin espacio para moverse. Estábamos los tres, y cuando decimos de salir – ¿y Fran, dónde está? – que mal rato pasamos. Con una mirada la tienda descartada. Hasta que lo localicé fuera de la tienda entre los pasillos, mirando una atracción de esas que valen 2 euros, y en vez de ir corriendo, se lo indiqué a mi marido y le dije, espera, que de ésta vamos a aprender. Cuando vimos que ya empezaba a buscarnos, nos mostramos y le dijimos: ¿ves qué ocurre si te mueves sin avisar? Aquí hay mucha gente, tienes que decir a papa o mama a dónde quieres ir. Piensa que aún sale – el día aquel que te perdiste…-

    • Cris

      Jajaja, creo que aveces coincidimos en el tiempo exacto de lectura y comentarios de El Mortero. Y si…perderse es acojonante; al parecer por instinto se dispara la inseguridad, el temor, la ansiedad…de no estar donde deberiamos estar, vernos solos y lejos de los nuestros…asi estemos a tres pasos. 🙂 Lo lindo es el reencuentro!

  3. Sí era el pequeño. El mayor sí hubiera gritado, y llorado. Es un dramas. Hecho para las telenovelas. Curioso que a más de diez mil kilómetros los comentarios entraron a la vez. Este Mortero tiene cosas misteriosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s