Tocando fondo, de nuevo

Una semana de cambios, buenos y malos. Intentando verle a los malos la parte positiva. Porque si de algo estoy convencido, y no lo estoy de muchas cosas, es que ya sea bien, por Dios, o por la inercia de este mundo, las cosas sí pasan por algo. Ahora bajó el seguro, mejoró mi padre, no viajo en abril, sigo buscando una calle que tenga salida pero me sigo chocando con esa pared de ladrillos, a veces agrietada, pero cuando la vuelo a mirar está cubierta de hormigón.

El caso es que tengo muchas cosas en mi cabeza, hasta un puto grano más grande que mi nariz, y mira que esa es grande la cabrona. Vivo esperando un mensaje en Facebook, un mensaje de texto que nunca llega, una ilusión que no me llena. A veces siento que soy dos en uno. Y que uno compite con el otro. Será mi ego, o mi soledad, pero estoy asesinando a uno de los dos. No escribo para ti, ni para ti, no busco compasión de nadie, y tampoco que me leas. Solo intento poner de acuerdo a esos dos yo, con mis letras, sincerándome, en mi soledad.

1 comentario

Archivado bajo Crítica, Reflexión

Una respuesta a “Tocando fondo, de nuevo

  1. Cris

    Pues que ya son cuatro…
    Y dicen los abuelos que los granos se van con “babitas” en ayunas… ojala todo se pudiera borrar de la misma manera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s