El deporte de mi instituto

Ayer jugué volei playa por primera vez en mucho tiempo. Recuerdo mis días del instituto en Palma donde nos pasábamos las tardes jugando en el patio del colegio, y los fines de semana en la playa del Arenal. Mi novia en aquella época jugaba en un equipo de indor, con varias amigas del colegio, además de ser el deporte elegido por la profe de gimnasia por ahí de marzo cuando llegaba el tercer trimestre del curso. Por cierto, la profe estaba divina. Recuerdo que todos estábamos enamorados de ella. En esa época también tomábamos clase de baile, y nos moríamos todos por hacer pareja con ella. Pero yo hacia pareja con mi novia, bueno, en ese entonces éramos amigos todavía. Bailábamos vals, cha-cha-cha, swing y no recuerdo que otro baile más. Hicimos un día un concurso, imagino que en los gimnasios nació la idea de Bailando con las estrellas, la cuestión es que mi novia y yo ganamos el concurso. Para todos aquellos que piensan que no sé bailar, yo solo detesto la salsa y el merengue, pero que sé bailar, sé, la prueba está en mi primer premio de baile del instituto Número 7 Madina Mayurqua en los años noventa. Pijo.

También hacíamos gimnasia. Ahí sí que era malo. Siempre fingía que tenía un dolor en la rodilla para no tener que hacer las “vortejetas” (como dice mi abuela) en la colchoneta, el pino puente, y ese pino con la cabeza en el suelo, el potro y toda esa sarta de locuras que solo los enanos y flexibles consiguen completar. Yo, alto y torpe, nunca conseguí pasar de las simples volteretas en el suelo, pero ya ahí terminaba mareadísimo. En otra época del año jugábamos básquet. También corríamos. Nos ponían una prueba con nombre francés que no recuerdo ya, que consistía en correr de una línea a otra de la cancha de básquet y regresar al escuchar un pito y una voz en gabacho que te sacaba de quicio. A medida que pasaba el tiempo el pito era más corto por lo que tenías que correr más rápido para llegar al otro lado del campo. Ramón y yo completábamos la prueba, corriendo a toda hostia, los dos solos y toda la clase mirando. Pero es que los dos estábamos en el Club Atletismo Palma, y esa prueba franchute era un aperitivo a comparación con los entrenamientos que hacíamos en las tardes.

Hoy empiezo el tan popular CrossFit. Me encanta el deporte. Correr, tenis, voley, fútbol, básquet y hasta bailar. Espero disfrutar el CrossFit. Todos los que conozco que están en esto hablan maravillas. Tenis el domingo, volei playa ayer, y hoy CrossFit. Mi profesora de gimnasia estaría orgullosa de mi.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s