Mi vicio

Nunca he fumado, bebido alcohol o consumido drogas. De ningún tipo. Tengo muchos vicios, como el café, las pipas, el sofá o ver películas. Pero sobre todo, y por encima de cualquiera, mi vicio mayor es la comida.

Si yo me drogara, hoy hubiera muerto de una sobredosis. Al igual que muchos que sufren de esta falta de virtud, cuando el vicio ataca, lo hace con la fuerza de un tornado. Y de repente, sin previo aviso. Estoy tratando de analizar si la excesiva adrenalina puede causar un ataque masivo de vicio una vez que ésta desaparece. O quizá el aumento en los niveles del cansancio, o la falta absoluta de la fuerza para moverte provoca tal dejadez que es ahí cuando el vicio se apodera de ti.

Si yo bebiera alcohol, hoy hubiera muerto de una cirrosis. Y como el alcohol, cuando más tomas, más quieres. Me han dicho. Un solo perrito caliente a las tres de la mañana no puede ser capaz de desencadenar esta serie de aberración culinaria. O falta de. Dos coca-colas grandes, dos hamburguesas, dos raciones de patatas fritas y dos helados.

Si yo fumara, hoy hubiera muerto del asco. Y todavía estoy a tiempo de hacerlo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo musica, Reflexión, Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s