Archivo diario: Viernes, 23 diciembre, 2011

Mi peluquero

Tengo un peluquero muy extraño. Después de muchos años de barberos y Super Cuts, hace un tiempo encontré a Toni, un italiano con dos dientes, como el cuñao del risitas. Toni amaba su profesión. Hablábamos de fútbol, de la Juventus, del Madrid y los galácticos, del Mundial de Alemania. Disfrutaba cortarme el pelo con Toni. Disfruto cortarme el pelo en general. Me encanta que me soben la cabeza, que me laven el pelo, que me mimen de cualquier forma. ¿Será por eso que podría enamorarme de Jeanette locamente? Mi profesora de yoga. Volviendo al pelo. Años después le perdí la pista Toni, por lo que regresé a las colombianas del SuperCuts. Nunca había lucido el pelo tan horrible como todos estos años que estas expertas del chisme y la avaricia me lo han “arreglado”. Un día mi amiga Matilde me recomendó un salón de esos de mujer, con estilistas mariquitas pero que adoran y disfrutan cortar pelo. Entonces descubrí a Abood, el amo y señor del pelo. Abood es de Jordania, casado con una colombiana, con una pinta de homosexual que Ricky Martin parecería John Wayne a su lado. Adood no corta pelo, lo transforma. Abood crea arte, o así lo siente. Abood te lo acaricia, observa su trabajo con orgullo, se mueve alrededor de la silla sin tocar el suelo. Ayer me sacó los pelos de las cejas con un hilo de coser. Dolió como su puta madre. Un final del hilo se lo metió en el diente, y con la otra mano hizo un triángulo que cerraba y abría moviendo su cuello hacia atrás y arrancándome los pelos alborotados de mis vírgenes cejas. Luego procedió a los de las orejas. En otra ocasión le he visto quemar los pelos de las orejas a otros clientes, porque dice que si los quemas crecen otra vez blancos en vez de negros y se ven menos. Abood me deja el pelo exactamente como yo lo quiero, como siempre lo he querido. Abood es lo que buscaba. Ayer me dijo que a ver si nos veíamos para ir a tomar algo. Tchss cuidao no te equivoques. Nos intercambiamos los teléfonos. Pss, pss, sin mariconadas eh.

2 comentarios

Archivado bajo Relato