La honestidad

Qué difícil se me hace ser honesto. Vivimos en un mundo tan corrupto y mentiroso, que la gente se sorprende cuando recibe una descarga de honestidad. Dudo si quizá la mejor manera de decir la verdad sea mintiendo. Por momentos no tengo claro si ocultando la verdad llegas más rápido, o al menos sin tantos rodeos, a pesar optar por el camino más directo. La cuestión es que no voy a traicionarme. Soy así y no voy a cambiar, y quizá hasta estoy exagerando de ser más YO que nunca, pero no me podría aceptar de otra manera. Y no estoy hablando de una sinceridad ofensiva, al contrario, las sorpresas que reciben de mí son por la extraña ofrenda de honestidad y comprensión. Como si lo normal, lo que estuvieran esperando, para lo que han sido programados, haya sido para recibir un golpe de ego y arrogancia, y al recibir lo contrario se bloquean. He descubierto quizá un nuevo placer al ver reaccionar de forma inverosímil a mis pacientes.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Una respuesta a “La honestidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s